Parece fácil pero la historia confirma que no lo es. El Barça Lassa parece jugar en el WiZink como lo hace en casa, extremo que corroboran sus últimas visitas. El equipo de Pesic volvió a ganar al Real Madrid, esta vez en la Liga Endesa, y afianzó su liderato con dos victorias y el basket average a su favor, algo que casi le garantiza la ventaja de campo en los playoff.

El Barça dominó el partido desde el principio. Marcó el ritmo que más interesaba en todo momento y dejó al todopoderoso Real Madrid en apenas 76 puntos. Una receta que resultó ganadora, como no podía ser de otra forma. Heurtel, Claver y Kuric brillaron con luz propia en las estadísticas, aunque la dirección de Pangos en las últimas jugadas también acabó resultando clave.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: