El Barcelona ha suspendido de forma cautelar a dos peñas y a varios socios implicados en los incidentes en la zona destinada a los aficionados del Barça en el estadio Groupama de Lyon hasta que la Comisión Disciplinaria no termine su investigación. La primera de esas medidas cautelares que se ha tomado es que esas dos asociaciones de peñistas y los socios sancionados ya no han podido pedir entradas ni viajar con el club el pasado fin de semana a Sevilla.

Los hechos se remiten al pasado 19 de febrero cuando el Barcelona jugó la ida de la octavos de la Champions en el campo del Olympique de Lyon, desplazamiento que aprovecharon radicales para infiltrarse entre la afición blaugrana y causar peleas y encender bengalas
. “La mayoría de seguidores sufrieron molestias y muchos sintieron miedo”, constató el portavoz de la junta, Josep Vives.






La revelación

El club admite que un grupo del viaje organizado se unió a los violentos

“El número final de afectados fluctuará dependiendo del proceso de identificación que ha abierto el club. El grupo que viajaba fuera del viaje del club era de 20 personas pero después hubo gente que viajaba con el Barça que se añadió a ellos para crear altercados”, desveló Vives. Ahí es donde entra la sanción a las dos peñas, que habrían facilitado las entradas a ese segundo grupo que juntó con los violentos. A los Boixos Nois desplazados, que no tenían localidades, fue la policía francesa la que decidió venderles billetes para el partido.

“No sólo esta junta sino las anteriores ya han tenido una tolerancia cero con la violencia. Estamos comprometidos en erradicar la violencia. En el Camp Nou ya hace tiempo que lo conseguimos. Por eso, ahora los radicales aprovechan los viajes”, reflexionó Vives.


Tolerancia cero

“Los radicales aprovechan los viajes porque no entran en el Camp Nou”, asegura el portavoz de la junta









Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: