Nikola Mirotic es nuevo jugador del Barcelona para las tres próximas temporadas más una opcional. El fichaje supone una ambiciosa apuesta del club azulgrana en su intento de contar con una plantilla que aspire a ganarlo todo la próxima temporada. La directiva del club barcelonista confía en que Mirotic lidere el proyecto en la cancha. Considera que es un jugador de las máximas garantías y por eso ha apostado sin complejos y con audacia. Mirotic tenía una carrera muy consolidada en la NBA y poseía una oferta en firme de Utah, que le ofrecía 45 millones de dólares por tres temporadas. Pero el jugador montenegrino, por diferentes causas, entre ellas familiares, contemplaba la posibilidad de regresar a Europa.

Mirotic no percibirá las cantidades que podría ingresar en la NBA, pero aun así se convertirá en el jugador mejor pagado en Europa superando los cuatro millones de dólares que percibe el ruso Alexey Shved en el Khimki ruso. El francés Nando De Colo percibió casi tres millones de dólares la pasada temporada en el CSKA y Sergio Llull tendría una ficha de unos 2,5 millones de dólares en el Real Madrid.

Mirotic, de 28 años, llevaba cinco temporadas en la NBA, a la que llegó procedente del Real Madrid. La última temporada empezó en Nueva Orleans y en febrero fichó por Milwaukee. Percibió en total 12,5 millones de dólares. Su rendimiento fue muy irregular debido a las lesiones y a la falta de continuidad. Disputó 46 partidos, 25 como titular, y promedió 15,2 puntos y 7,4 rebotes.

Josep Maria Bartomeu, presidente del Barcelona, apostó por el fichaje de Mirotic y Albert Soler, director del Área de Deportes Profesionales, y Nacho Rodríguez, director deportivo de baloncesto, fueron los que llevaron a buen puerto las negociaciones. El jugador montenegrino llevaba cinco temporadas en la NBA, a la que llegó procedente del Real Madrid.

La incorporación de Mirotic se añade a los fichajes del alero Cory Higgins (CSKA) y del pívot Brandon Davies (Zalgiris), las renovaciones de los contratos de Víctor Claver y Thomas Heurtel, además de la del entrenador Svetislav Pesic. Y el equipo azulgrana para la próxima temporada espera también la llegada de Álex Abrines, que ha regresado al baloncesto tras haber estado cinco meses inactivo y haber rescindido el contrato que tenía con Oklahoma City. El Barcelona no gana la Liga desde 2014, año en el que también se clasificó por última vez para la Final Four de la Euroliga.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: