El Banco de España tiene abierto un expediente sancionador contra Avalmadrid que concluirá próximamente con multas para la Comunidad, el propio ente y varios de sus directivos. Los inspectores del banco consideran que esta sociedad de garantía recíproca, especializada en avalar ante los bancos créditos a pymes y emprendedores, actuó mal al firmar operaciones con compañías relacionadas con sus consejeros o los familiares de estos, no evaluar correctamente los riesgos, y tampoco hacer un seguimiento de lo que ocurría con los bienes que garantizaban las operaciones.

El ente fiscalizador, que suele pedir información de este tipo de manera rutinaria, no aclaró este viernes si el objeto del requerimiento —transmitido a un alto cargo de Avalmadrid— es fiscalizar la concesión del aval o el posterior intento de recuperar el dinero, que fue un fiasco.

«No podemos comentar la actividad supervisora», explicaron desde el banco central. «Como cualquier supervisor, tenemos un deber de confidencialidad».

¿Qué encontrará el Banco de España en el expediente? En 2011, Avalmadrid dio el visto bueno a un aval de 400.000 euros a cambio de la doble garantía de una nave industrial del padre de Díaz Ayuso —escriturada por 26.000 euros y tasada en 213.000— y del patrimonio de los socios y sus cónyuges.

Cuando el aval se concedió, la hoy presidenta era una figura ascendente en el PP sin ningún cargo en el Gobierno. Semanas después, Díaz Ayuso se puso en contacto con un directivo de Avalmadrid para conocer los detalles de la operación, que afectaba a su padre, enfermo, y expresar sus dudas sobre el resto de socios. A los pocos días de iniciar ese intercambio de correos, revelado por EL PAÍS y que duró meses, la política popular se convirtió en diputada. A finales de 2011, antes del primer impago, Díaz Ayuso aceptó la donación de la vivienda familiar en Madrid, que así quedó fuera del alcance de los acreedores.

«Pidieron un crédito, y la empresa después se arruinó. (…) No sé qué pretenden que hagamos mi madre y yo ¿nos podemos ir debajo de un puente?», dijo la presidenta el 26 de agosto. «Mi padre ya estaba de baja médica, sabía que estaba enfermo, que no iba a durar mucho, y le preocupaba que el poco patrimonio que tenía, lo heredáramos».

La polémica sobre Avalmadrid, sin embargo, va mucho más allá de esa operación concreta. Hay cientos de avales bajo el escrutinio del Banco de España. La oposición ha solicitado una comisión de investigación en la Asamblea. Y mientras, Avalmadrid vive tensiones internas. Aunque Ignacio Aguado, el líder de Cs y vicepresidente regional, aseguró que había cesado a Pedro Embid como director general («ya está destituido el último director», dijo), este seguiría en el cargo desde su cese de julio y hasta que se le encuentre sustituto. En teoría, la entidad también dejó de contar con los servicios de todas las personas a las que mencionó en su denuncia por la concesión de avales criticados por el banco central, pero Antonio Chorro, director de riesgos durante años, se mantendría como subdirector comercial.

Avalmadrid no atendió ayer la petición de información de este periódico sobre esos cargos.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: