La vicealcaldesa, Begoña Villacís, y el delegado de Desarrollo Urbano, Mariano Fuentes, se han reunido este miércoles con los representantes de las juntas de compensación de los desarrollos del Sureste. Como prometía el acuerdo programático de Ciudadanos y PP, quieren desbloquear los proyectos de construcción de 104.000 viviendas del sureste de la capital, el 50% de las cuales con algún tipo de protección, que el anterior Gobierno frenó en parte por considerarlos inviables.

Tras el encuentro, Fuentes ha manifestado la intención del actual equipo de gobierno de «hacer las paces con las juntas de compensación» a través de la «fase de desbloqueo» en la que se encuentra inmerso, según sus palabas, el nuevo Ayuntamiento. El delegado de urbanismo ha anunciado la retirada del recurso de casación ante el Supremo de la anterior corporación sobre la nulidad del plan director, el documento guía sobre lo que Ahora Madrid consideraba que debía ser el futuro de los desarrollos. También iniciarán un proceso de estudio para rectificar los dos expedientes con los que el Consistorio anterior inició la modificación de todos los ámbitos y en la práctica, empezó el camino para la disolución de dos de las juntas de compensación.

Villacís ha señalado el «intervencionismo» y la «servidumbre ideológica» del anterior equipo de gobierno como la causa del aumento del precio de la vivienda de alquiler y a la venta de los últimos años. «Este Ayuntamiento va a hacer vivienda pública, pero también va a permitir que la iniciativa privada aporte», ha señalado la vicealcaldesa.

Los del sureste son cuatro nuevos barrios –Los Berrocales, Valdecarros, Los Cerros y Los Ahijones– sobre una superficie de 39 millones de metros cuadrados que abarcan desde el Ensanche de Vallecas al sur, en paralelo a la M-45 hasta Coslada. El proyecto fue aprobado en 1997 por el PP, pero ha pasado por varios litigios en los tribunales. En enero, la Junta de Gobierno presidida por Manuela Carmena dio luz verde a la construcción de 22.000 viviendas en Los Berrocales. El pleno de marzo ratificó la decisión, con la oposición del ala más a la izquierda de Ahora Madrid.

Redimensionamiento

El Ayuntamiento de Carmena quería «redimensionar» y «reprogramar» el desarrollo del sureste, para construir menos y en más tiempo, para adaptarlo a las necesidades de la ciudad. De las 104.000 nuevas viviendas previstas en 25 años apostó por reducirlas a la mitad al considerar que era excesivo. El anterior Ejecutivo municipal inició dos expedientes de modificación parcial del plan general que implicaba la disolución de las juntas de compensación de Los Cerros y Valdecarros y planteó modificar la urbanización en Los Berrocales y Ahijones. Los promotores amenazaban al Ayuntamiento con reclamar 1.600 millones por las pérdidas previstas.

El plan municipal preveía una fase de 27.700 viviendas entre 2022 y 2030, y otra de 26.000 entre 2031 y 2039, hasta un total de 54.000 pisos. La decisión fue recurrida por los propietarios del suelo al Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), que en julio de 2018 les dio la razón.

El Gobierno de Carmena recurrió, pero en septiembre del año pasado el TSJM rechazó su intento. El Tribunal consideraba que el instrumento urbanístico municipal, el Plan Director de la Nueva Estrategia de Desarrollo del Sureste, no era el adecuado para modificar los desarrollos y lo anuló. Después, volvió a recurrir en casación ante el Supremo, y esa es la iniciativa que el nuevo gobierno municipal quiere que decaiga.

El anterior delegado de urbanismo, José Manuel Calvo, advierte de que para anular los dos expedientes de Los Cerros y Valdecarros el Ayuntamiento deberá argumentar un motivo basado en el interés general. «A ver qué interés general se les ocurre para recuperar dos planeamientos que han demostrado su fracaso», ironiza. «Están resucitando a grandes propietarios que en 22 años no han movido ni un metro cúbico de tierra y lo único que han demostrado es su incapacidad para llevar a cabo esos desarrollos», añade el concejal de Más Madrid, que considera que «con el PP y Cs vuelve la barra libre de suelo». «En lugar de ser el Ayuntamiento quien controla el desarrollo urbano vuelven a ser los propietarios quienes deciden».

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: