Más bicis, más estaciones y para más distritos. El Ayuntamiento ha presentado una nueva ampliación de Bicimad. A lo largo de 2020, el sistema público de bicicletas eléctricas contará con 50 nuevas estaciones; 22 de estas se instalarán fuera de la M-30 lo que hará que las bicis municipales aterricen en Usera o Carabanchel. También se va a ampliar la flota con la adquisición de 468 nuevos vehículos, hasta llegar a los 2.964. “Es la mayor ampliación del servicio realizada desde su puesta en marcha en 2014”, ha celebrado el alcalde José Luis Martínez-Almeida. Por otro lado, a finales de este mes culmina un plan de renovación de bicis que, desde el pasado enero, va a incorporar un total de 700 nuevos vehículos para sustituir los más antiguos y dañados. 

Es la segunda vez en dos años que Bicimad crece. El año pasado se terminó de ejecutar plan de crecimiento ideado por el equipo de la exalcaldesa Manuela Carmena. En septiembre de 2019, y por primera vez, las bicis públicas salían de la M-30. Una visión que se mantiene en las nuevas estaciones proyectadas. También «el compromiso con los distritos del sur», ha remarcado el alcalde. El mapa de distribución de las futuras bases muestra que se estrenan en las calles de Latina (con tres estaciones), Usera (dos) y Carabanchel (dos). También en Moratalaz (cuatro). Además, se refuerza su presencia en Ciudad Lineal (ocho) y Puente de Vallecas (tres).

“El 44% de las nuevas bases se situarán en el exterior de la almendra”, ha aclarado Borja Carabante, concejal de Movilidad y Medio Ambiente, que ha presentado el plan junto a Almeida en las cocheras de Chamartín de la Empresa Municipal de Transportes (EMT). La empresa pública de movilidad gestiona Bicimad desde 2016. Ese año, el Ayuntamiento rescató el servicio ante los graves problemas que tenía, que lo abocaban al colapso. Hasta ese momento lo gestionaba una empresa privada a la que el Consistorio abonaba un canon anual de 25 millones de euros. Los números no daban: para evitar la quiebra, la EMT lo adquirió por 10,5 millones de euros

Al PP, en ese momento en la oposición, no le gustó la operación; se mostraron disgustados y contrariados por la municipalización del servicio. Hasta tal punto que la denunciaron. Finalmente, la justicia desestimó el caso, pero el litigio retrasó las inversiones en el sistema. De ahí que ahora se encadenen dos ampliaciones seguidas.

A finales de este año, según los planes del Ayuntamiento, las bicis públicas cubrirán 15 distritos de la capital. “Y dos puntos neurálgicos”, ha remarcado Almeida: “Las Cuatro Torres y Ciudad Universitaria”, con dos y seis estaciones, respectivamente. Dos zonas calientes de movilidad por la afluencia de trabajadores y de estudiantes. Además de extender su influencia en la capital, el plan —que cuenta con un presupuesto de 2,15 millones de euros (sin IVA)— refuerza con 20 bases algunos barrios de la almendra central: Chamartín (siete), Chamberí (cuatro), Salamanca (cuatro), Tetuán (tres) y Arganzuela (dos).

El crecieminto de la red va a «multiplicar las opciones de recorrido de los madrileños», ha agregado el alcalde. Como en otras políticas medioambientales, Almeida mantiene con la bici una relación confusa: a la vez que apuesta por Bicimad o apoya realizar un carril bici segregado en Castellana, amenaza (o desmantela) vías ciclistas instauradas.

Renovación de flota

Además de reforzar y ampliar la red de Bicimad, el Ayuntamiento ha decidido realizar una profunda renovación de flota. Así, se van a incorporar 700 vehículos nuevos para sustituir los más viejos y dañados. «Había un problema con la disponibilidad», ha explicado Carabante. Se refería a la escasez de bicicletas al comienzo del mandato, entre los meses de junio y octubre. Las nuevas bicicletas, que cuentan con una inversión de más de un millón de euros, se están incorporando «de manera paulatina» desde comienzos de enero «con el fin de asegurar la calidad ofrecida a los usuarios», han explicado fuentes del área. A finales de este mes estarán todas rodando en las calles de la capital.

Un emblema de Madrid

Desde la inauguración de Bicimad, en 2014 por la entonces alcaldesa Ana Botella (PP), las bicis eléctricas se han convertido en un icono de la capital. Durante su presentación, el servicio púbico sedujo a todo el mundo; había ganas en la capital pues el exalcalde Alberto Ruiz-Gallardón (PP) llevaba años prometiéndolo. Al poco, ese brillo se tornó en sombras ante los graves problemas que presentaba. 

Menos de un año después de su inauguración, en 2015, el sistema estaba hundido, al borde de la quiebra. Las bicis estropeadas o vandalizadas y las estaciones que no funcionaban enfadaban a los ciudadanos: se emitían más de 200 reclamaciones diarias solo por los anclajes mientras que un 12% de los viajes eran «insatisfactorios».

La empresa Bonopark había ganado el concurso municipal para gestionar el servicio durante 12 años. A cambio, el Ayuntamiento les abonaba 25 millones de euros anuales. Las cuentas no salían. Bonopark se dejaba 300.000 euros cada mes para evitar que el sistema se hundiese. Ante el creciente agujero en sus cuentas, pidieron ayuda al Consistorio, gobernado en ese momento por Manuela Carmena (Ahora Madrid). Tras analizar la situación, en el Ayuntamiento encontraron dos opciones: dejar caer Bicimad o inyectar dinero.

En octubre de 2016, el Ayuntamiento abonó 10,5 millones de euros a Bonopark a cambio de que el sistema pasase a estar gestionado por la EMT.  El PP criticó con fiereza la municipalización: denunció la operación en los tribunales, pero la justicia desestimó el caso en 2019.

Con la titularidad pública, las reclamaciones en Bicimad bajaron un 75% con respecto a cuando lo gestionaba una empresa privada. Los problemas ya solo afectaban solo al 4% de los trayectos (tres veces menos que con la subcontrata). Además, el coste por bicicleta se redujo en más de 200 euros así como las pérdidas de la compañía.

Botella había inaugurado las bicis públicas; Carmena las había municipalizado.  También quería ampliar el servicio tras adquirirlo, pero el litigio con el PP retrasó su puesta en marcha hasta el año pasado. Ahora, con este plan Almeida toma el relevo a las exalcaldesas y consolida Bicimad aprobando, como dejo dicho en la presentación, «la mayor ampliación de su historia».

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: