El Atlético de Madrid naufragó en el primer día importante en la Liga. Había empatado el Barça y se podían poner a tres puntos del líder. Pero cayeron en su visita al Betis y demostrando muy poquito. Habrá polémica con un penalti que no les concedieron pero será una pobre excusa a su flojo partido. Debutó Morata tras su cuestionado fichaje e intentó cosas, pero no brilló demasiado. El Betis vivió una gran semana con esta victoria y la lograda el miércoles en la Copa del Rey.

Fue un partido de ambiente extraño porque se podía pensar que el Atlético intentaría morder de entrada y desde luego buscar los tres puntos para aprovechar el tropiezo del Barcelona el sábado. Pero no, cuando quisieron apretar fue en la recta final del encuentro. Por su parte, el Betis tiene una cita histórica esta temporada en la Copa: están en semifinales contra el Valencia y la final es en su campo, así que esa eliminatoria es lo importante estos días.






El Atlético no salió a morder ante un rival que había jugado Copa entre semana y lo pagó caro

El partido tuvo un inicio prometedor aunque luego fue un pestiño hasta el descanso, cabezazo magnífico de Mandi en un córner y enorme respuesta de Oblak para evitar el gol. No hubo más ocasiones en la primera mitad, al menos como remate claro. Tuvo uno Morata y chutó muy blandito. Sí un par de llegadas por cada bando que amenazaban peligro y que acabaron en nada.

En las dos el Atlético, en el tramo final de la primera parte, Feddal cortó un centro de Arias que esperaba ya Morata para rematar y en la otra, Bartra quitó la pelota a un Griezmann preparado para chutar. Las del Betis ni eso, malos pases para culminar sus largas posesiones. Ya se sabe que el conjunto bético suele ser de mucho toque, a veces muy horizontal o de cambiar la pelota de un lado a otro aunque sin profundidad. Así fueron estos 45 minutos.

Griezman y Thomas Partey abandonan el césped del Villamarín con cara de disgusto tras la derrota contra el Betis
(Aitor Alcalde / Getty)

Dio la sensación de que pese a que Quique Setién rotó a varios jugadores tras el partido de Copa del miércoles las cabezas estaban pensando en el choque copero contra el Valencia. Se vio más fútbol en la segunda mitad, con el conjunto local metiendo una marcha más y tuvo premio. Bartra se retiró lesionado pero nada alteró la fe con la que empezaba a jugar el Betis.





Canales se puso al mando de las operaciones y el Atlético quedó encerrado en su área. Curiosamente, en su única aproximación a la portería bética hubo penalti de Feddal a Morata. El colegiado no lo vio y el VAR no quiso corregirle al estimar que Medié Jiménez había tomado su decisión.


Morata debutó unos días después de su fichaje y fue objeto de un penalti que el árbitro no estimó

El gol del Betis llegó precisamente poco después de pena máxima. Filipe Luis cometió un error tremebundo al golpear el balón con la mano en un centro desde la izquierda y el árbitro lo vio bien. Canales no perdonó en el golpeo aunque Oblak rozó el cuero. El partido se animó mucho pues el equipo colchonero tenía que despertar. No había aparecido apenas Griezmann y en su primera intervención disparó a la escuadra desde el borde del área grande.

Simeone metió a Kalinic como pareja en el área de Morata y retrasó un poco a Griezmann. Pero les costó encerrar al Betis y generar peligro. Hubo saques de esquina, agobio, algún uyyy en la grada pero pasaron los minutos y no se atisbaba el empate. Sólo ese remate de Griezmann y el penalti a Morata fue su único bagaje ofensivo. Faltó mentalidad ganadora, ambición y fútbol y lo pagaron con una dolorosa derrota






Ficha técnica

Betis: Pau López, Mandi, Bartra (Sidnei, min. 50), Feddal, Barragán, Kaptoum, Guardado, Canales, Francis (Junior, min. 72), Joaquín (Javi García, min 83) y Sergio León.

Atlético: Oblak; Arias (Filipe Luis, min. 46), Giménez, Lucas, Juanfran; Thomas, Rodrigo, Lemar (Vitolo, min. 62), Correa (Kalinic, min. 75); Griezmann y Morata.

Árbitro: Medié Jiménez. Amonestó a Arias, Correa, Lucas, Mandi, Junior, Sergio León y Pau López.

Goles: 1-0: Canales, de penalti (min. 65).

Incidencias: Unos 50.000 espectadores en el Benito Villamarín.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: