Un hombre con el rostro cubierto apunta a Juan Guaidó con una pistola durante una concentración en Barquisimeto. En vídeo, las imágenes del ataque. reuters

El líder de la oposición a Nicolás Maduro, Juan Guaidó, visitó este sábado el Estado Lara, en la región centrooccidental de Venezuela, para invitar a sus seguidores a movilizarse el 10 de marzo en un nuevo intento de reactivar la protesta y exigir una salida a la crisis política y social a través de elecciones presidenciales. La concentración, a la que acudieron unas 2.000 personas, fue atacada por grupos armados que dejaron al menos cinco heridos. Uno de ellos es el joven Yorbis Lucena, de 16 años, que recibió un impacto una bala en una pierna. Una de las imágenes que dejó la jornada es la de un hombre armado, a menos de 50 metros de Guaidó, que lo apunta con una pistola.

La caminata organizada por militantes de partidos locales estaba por finalizar cuando fueron acorralados en la parroquia Juan de Villegas de Barquisimeto, capital del Estado Lara. Diputados y dirigentes locales señalaron que en la zona había miembros de colectivos de choque del chavismo encapuchados y de las FAES, las fuerzas especiales de la Policía Nacional. También fueron atacados con botellas y piedras. El vehículo en el que viajaba Guaidó, según afirmó el dirigente venezolano, recibió nueve impactos de bala.

“Ver a la dictadura apuntarnos a mí y a nuestra gente ni me amedrenta, ni nos asusta. Cuando entré en esto sabía a lo que me exponía. Lo que no tiene perdón es que haya un muchacho de 16 años herido gravemente, cuando lo único que reclama es su derecho a vivir en libertad”, dijo Juan Guaidó en sus redes sociales después del incidente.

Los primeros meses de 2020 han sido de continuo hostigamiento a Guaidó. Desde el comienzo de la nueva legislatura en enero, con los bloqueos militares para impedir su acceso al Palacio Legislativo, en los que también han actuado colectivos de choque y han agredido a periodistas, hasta el allanamiento de su oficina en Caracas, y la detención de su tío Juan José Márquez durante su caldeado regreso de la gira internacional, en el que el líder de la oposición resultó golpeado por seguidores de Maduro y nuevamente se contaron reporteros heridos en pleno aeropuerto de Maiquetía.

Después de su gira por Europa, Canadá y Estados Unidos, en la que renovó respaldo internacional—un año después todavía es reconocido como presidente interino por más de 50 países—, Juan Guaidó busca reanimar la protesta de calle con esta manifestación del 10 marzo. Este será, ha dicho, el punto de partida de un pliego nacional de conflicto para forzar la transición política en Venezuela.

Condena internacional

Al final de la jornada el equipo de Guaidó difundió un comunicado en el que pide a la comunidad internacional elevar “de forma decisiva y sin temor” las medidas de presión contra Maduro. En el texto acusaban directamente a Diosdado Cabello, número dos del chavismo, de instigar a delinquir y promover actos de violencia como el del sábado. Cabello dijo esta semana que el ataque que hicieron trabajadores del aeropuerto y seguidores de Maduro a Guaidó y varios periodistas que cubrían su regresó al país había que repetirlo en todos partes.

La Unión Europea, España y la OEA han sido las primeras voces que han salido a rechazar el ataque armado contra la manifestación de este sábado. “Los actos de esta naturaleza contra la oposición y la Asamblea Nacional elegida democráticamente y sus miembros son inaceptables y obstaculizan aún más los esfuerzos hacia una solución política a la crisis. Debe respetarse el derecho de todas las fuerzas políticas y de la sociedad civil a manifestarse pacíficamente. Las fuerzas de seguridad tienen la obligación de prevenir la violencia contra los manifestantes”, dice el comunicado de la UE. Agregaron que siguen dispuestos a apoyar una solución pacífica a la crisis venezolana «basada en elecciones creíbles y transparentes”.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de España también emitió una declaración de condena y abogó por una “solución negociada” que incluya a “los principales actores políticos”. “El Gobierno de España rechaza el hostigamiento al presidente encargado Guaidó, a su entorno y a los representantes de la oposición democrática venezolana en general. Demanda que todos los actores responsables se abstengan de realizar declaraciones que puedan incitar a este tipo de actos. Demanda igualmente que se garantice a los venezolanos el ejercicio del legítimo derecho de manifestación pacífica”.




Fuente: El país

A %d blogueros les gusta esto: