La segunda plaza del Grupo C estuvo abierta durante las dos horas que duró la última jornada de la fase de grupos. Por el casillero que conducía al cielo deportivo —y financiero— pasaron sucesivamente el Dinamo de Zagreb, el Shakhtar y el Atalanta de Bérgamo. Fue el equipo italiano el que, después de salir del pozo del cuarto puesto, se quedó con el premio más disputado de la noche de Champions.

SHA

ATA

Atalanta

Shakhtar

Pyatov, Ismaily, Mykola Matvyenko, Dodo, Kryvtsov, Taison, Stepanenko, Alan Patrick, Mateus (Marlos, min. 58), Viktor Kovalenko (Manor Soloman, min. 70) y Moraes.

Atalanta

Pierluigi Gollini, Djimsiti, Palomino, Masiello (Malinovsky, min. 60), Robin Gosens, Remo Freuler, Castagne, Marten de Roon, Luis Muriel (Ibañez, min. 70), Pasalic y Alejandro Gómez (Hans Hateboer, min. 89).

0-1 min. 65: Castagne . 0-2 min. 79: Pasalic . 0-3 min. 93: Robin Gosens .

Felix Zwayer

Dodo (min. 62),
Alan Patrick (min. 49),
Remo Freuler (min. 74),
Luis Muriel (min. 22) y
Hans Hateboer (min. 90).

Estadio:Metalist Stadium

Dani Olmo se midió a Eric García en Zagreb. Dos chicos salidos de La Masia, figuras de la selección española sub-21, frente a frente. El encuentro tuvo miga. Lo comenzó ganando el atacante del Dinamo, que armó la jugada por la izquierda y la remató en la derecha. Ganándole la posición a Otamendi en el primer palo, Olmo puso el pie en un escorzo para rematar a un toque y mandar la pelota a la red por donde apenas había un hueco. A los 10 minutos de partido, el 1-0 elevó el ruido en el estadio Maksimir. La hinchada croata se vio en octavos.

La euforia se prolongó veinte minutos. Entonces se produjo un accidente. Gabriel Jesús chocó con Emir Dilaver y el defensa quedó tendido en la hierba retorciéndose de dolor. Un futbolista experto se habría preocupado por incorporarse rápido. Unos compañeros más avisados, no habrían perdido el tiempo preguntándose si el árbitro debía interrumpir el juego. Del Cerro Grande dejó seguir. Mahrez siguió. Moubandje se paró. Los centrales se despistaron. Gabriel Jesús entró a rematar el centro de Mahrez. En este contexto autodestructivo solo Olmo pareció desesperarse por evitar el atropello. El español bajó corriendo al área chica para impedir el cabezazo pero ya era tarde. Fue el gol del empate. Para entonces Livakovik, el portero, seguía protestándole al árbitro. Dilaver, el presunto herido, ya empezaba a recuperarse cuando los jugadores del Dinamo se encararon con sus rivales pidiendo un poco de compañerismo, de caballerosidad, de gentileza. El fútbol, la expresión más ágil de la moderna vida productiva, no se para en esas cosas.

Así fue como el Dinamo perdió su ventaja, su entereza, su concentración, y su clasificación para octavos. El City lo acabó goleando 1-4. Para los libros de cuentas quedará el hat-trick de Gabriel Jesús, el gol de Foden, y el debut en Champions de Eric García, que estuvo impecable.

La derrota del Dinamo colocó al Shakhtar en el segundo puesto del Grupo C con el billete de octavos. Virtualmente, mientras el Shakhtar-Atalanta permaneció 0-0, el equipo de Ucrania estuvo clasificado. La tabla dio un vuelco en el minuto 66. Papu Gómez pisó el área, recibió un balón en la línea del fuera de juego, le tiró un caño a Matvikenko, y el pase acabó en los pies de Castagne, que empujó el balón a gol. Durante un minuto largo, el VAR examinó la delgada línea que separa la legalidad de la nulidad. Por fin, el juez convalidó la posición de Papu: 0-1. La expulsión de Dodo, el lateral derecho del Shakhtar, inclinó la balanza un poco más. El equipo italiano selló la clasificación con goles de Pasalic (0-2) y Gosens (0-3).

Club centenario pero modesto, el Atalanta es un modelo de sociedad racionalmente gestionada. La temporada pasada dio un recital de buen fútbol y desplazó al Milan del carrito de la Champions. No hubo un equipo más anotador en la Serie A que el vibrante conjunto de Gian Piero Gasperini. Nunca había escalado a la máxima competición continental. Debutó en Champions este verano. Con mal pie. Perdió 4-0 en Zagreb; volvió a perder en casa contra el Shakhtar, 1-2, y fue zarandeado en el Etihad, 5-1.

El Atalanta comenzó la última velada en el fondo del Gurpo C, con 4 puntos, por detrás del Shakhtar (5) y el Dinamo (5). Hasta el minuto 66, con el gol de Castagne, no se metió en octavos. Allí no estará el Inter. Estarán estos otros nerazzurri, los menos ricos, los menos populares, y los más felices, dando saltos abrazados bajo el techo de hierro del estadio Metalist de Járkov. Hasta la estepa del Dniéper llegaron. Su aventura iniciática no acaba ahí.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: