El asesino de un hombre en una peluquería del barrio de Sarrià, el sábado, en Barcelona estaba esperando a su víctima. Un vecino, que vive cerca del lugar donde se cometió el crimen, vio a un hombre en la calle, que permaneció al menos 15 minutos merodeando cerca del local, como si esperase al alguien. El vecino se fijó porque le sorprendió que permaneciese allí de pie, según fuentes conocedoras de la investigación, y eso les ha servido para tener después una descripción de quien creen que es el asesino del hombre español, de 47 años, que acudió al establecimiento a buscar a su pareja y acabó tiroteado.

La rutina habitual del hombre muerto era ir a recoger a su pareja al cierre de la peluquería Spejo’s, en la calle de Manel Girona, donde trabajaba, en la zona alta de la ciudad, indican esas mismas fuentes. Los Mossos mantienen todas las hipótesis abiertas. El ladrón no se llevó nada de valor. La peluquera tenía el dinero de las últimas personas a las que había cortado el pelo, y ni lo tocó.

El asesino encapuchado fue directamente a por el hombre, que se intentó esconder detrás de una puerta, y le descerrajó al menos cinco tiros, según fuentes al corriente de la investigación. La mujer se escondió en una habitación, sin que sufriese ninguna herida. La policía no descarta que pueda tratarse de un asesinato premeditado.

El crimen agrava el clima de inseguridad en la ciudad de Barcelona. Las estadísticas delincuenciales se cerraron el año pasado disparadas (17% más) y los vecinos manifiestan en la encuesta municipal que la seguridad es su principal preocupación. En las últimas semanas, una alta cargo de Corea del Sur ha muerto después de un tirón para robarle el bolso, y un hombre ha sufrido un ataque al corazón, del que se recuperó, cuando intentaban robarle el reloj.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: