Economía

El alto precio del aceite de oliva sube la demanda del de girasol | Economía


Los precios del aceite de oliva han subido. Desde que comenzara la campaña el pasado octubre, el kilo de aceite en origen se paga a una media de 3,8 euros. Esto ha provocado que la demanda de este producto caiga y se desplace a otros aceites vegetales, especialmente el de girasol. En cambio, este movimiento no se está notando en las exportaciones, que mantienen el importante ritmo del año anterior.

En los primeros cinco meses de esta campaña, en el mercado interior se han vendido 213.000 toneladas de aceite de oliva. Esta cantidad, según los datos del Ministerio de Agricultura, supone un 9% menos que en el mismo periodo del año anterior.

Desde la Asociación de Industriales envasadores, que agrupan el 70% de todas las ventas que se producen en el mercado, calculan que la reducción es mayor aún, del 12%. Y apuntan que este fenómeno estaría beneficiando al aceite de girasol. Con las cifras de los envasadores, en febrero pasado las ventas de aceite de oliva bajo su control cayeron de 28.114 a 21.226 toneladas, mientras en el mismo periodo las de girasol pasaron de 19.300 a 25.320 toneladas.

Los precios del aceite de oliva han seguido esta campaña la misma línea alcista mantenida en las anteriores. En las últimas semanas, el aceite lampante, que tiene una calidad inferior, ha cotizado a 3,7 euros por kilo; el aceite virgen se ha pagado a 3,75 euros y el virgen extra, a 3,87 euros.

Estos precios en origen suponen que para el consumidor el precio final esté entre los 4,5 euros y los cinco euros por litro, y que las ofertas prácticamente desaparezcan. Desde el sector se advierte que esas cifras se hallan muy lejos de las pagadas en otros países mediterráneos, como Italia.

Además, la diferencia de estos precios con los del aceite de girasol son abultadas. Este último se sitúa en los 0,80 euros por litro en la planta y cuando llega a los lineales de los supermercados se paga a una media de un euro por litro.

Crecimiento de las exportaciones

Frente a lo sucedido en el mercado interior, las ventas en el exterior han experimentado en el mismo periodo un incremento del 30%, de 304.000 a 411.000 toneladas a pesar de las fuertes subidas de los precios. Esta situación responde, en parte, a las malas cosechas en la casi totalidad de los demás países productores, muy especialmente en Italia, donde la producción fue solo de unas 320.000 toneladas, menos de la mitad de su demanda.

En las últimas fechas de marzo, los precios del aceite de oliva en origen se tomaron un ligero respiro, para volver a las subidas después. Y la situación continuará si no llegan lluvias importantes al olivar. Igualmente juegan en contra de una bajada de los precios los datos sobre existencias y volumen de la demanda global, empujada por las exportaciones, que suponen una cifra mensual superior a las 130.000 toneladas.




Fuente: El país

Comentar

Click here to post a comment