El alcalde de la localidad madrileña de Mataelpino, Javier de los Nietos, ha sido el único herido -de carácter leve- en el segundo y último boloencierro celebrado el domingo en el pueblo, donde por primera vez se debía usar casco y se utilizó una bola más ligera, de 30 kilos frente a los 200 de la anterior.

El alcalde ha asegurado que «a pesar de lo aparatoso del golpe», en el que la bola le golpeó lateralmente y provocó que impactara contra el suelo, el accidente «no fue nada» y se encuentra bien.

No obstante, tras el golpe tuvo que ser trasladado al hospital de Villalba, donde comprobaron que las contusiones eran leves, le dieron puntos de sutura en el codo y le curaron algunas heridas y laceraciones en el costado. Un tuit de este domingo con las imágenes de su accidente en el que se hablaba de su rotura de clavícula, sumaba más de 700.000 visualizaciones hasta este lunes a mediodía.

Tras el suceso, De los Nietos subraya que este accidente ha servido para comprobar que, aunque el peso de la bola sea mucho menor, hay que seguir tomando precauciones y continuar utilizando el casco, que es «una medida fundamental» para proteger a los corredores de los choques, cuando son golpeados por la bola.

«Sigue siendo un evento festivo y único, pero siempre hay que asumir que puede haber accidentes», ha aseverado el regidor, quien ha puesto en valor la rapidez con la que se actuó tras el incidente, haciendo hincapié en el papel de Protección Civil y los miembros convocados por el protocolo de seguridad.

Este es el primer año que los corredores del boloencierro están obligados a utilizar un casco protector, al mismo tiempo que las carreras se han llevado a cabo con una nueva bola gigante que replica las dimensiones de la anterior, pero con un material «mucho más ligero», pasando su peso de 200 a 30 kilogramos.

El Consistorio ha tomado estas medidas de prevención después de que el año pasado los boloencierros dejaran un herido muy grave con un traumatismo craneoencefálico severo, tras ser alcanzado por la bola.

En 2017 hubo otros dos lesionados, uno de ellos al golpearse contra la talanquera tras alcanzarle la bola, lo que le dejó tres costillas rotas; mientras que el segundo tuvo que ser intervenido de urgencia tras golpearse la cabeza en la carrera, lo que le provocó un coágulo por el que tuvo que permanecer varios días en coma inducido.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: