El abogado general ha estimado este martes que Josep Miquel Arenas Beltrán, más conocido como Valtònyc, solo puede ser reclamado a Bélgica por la justicia española en base al código penal de 2012, la fecha en que cometió los delitos, y no con la ley de 2015, más severa. Es decir, el letrado no entra en el fondo de la cuestión, pero interpreta que la Audiencia Nacional emitió la euroorden de forma errónea, dado que no debió lanzar una orden de detención y entrega basándose en una ley que ni siquiera existía en el momento de la comisión del delito. Las conclusiones no cambian nada de momento: el Tribunal de Justicia de la UE tiene la última palabra sobre el asunto, pero en la mayoría de ocasiones suele seguir el criterio del abogado.

Si la justicia europea acaba dándole la razón, Valtònyc contará con un punto más a su favor para frenar su extradición, que ya fue denegada por un tribunal belga de primera instancia. «España no debería doblegar las reglas en su búsqueda de la extradición. Otro paso más hacia la no extradición», ha celebrado el abogado defensor Simon Bekaert. Cuando se emite una euroorden, el terrorismo aparece en la lista de 32 delitos que conllevan la entrega automática, pero con una condición: que el crimen esté castigado en el Estado emisor de la euroorden con al menos de tres años de prisión, un requisito que sí se cumple con la ley de 2015 en la mano, pero no con la de 2012. Por tanto, España deberá probar que los hechos por los que el músico fue condenado son delito en Bélgica, algo complicado dado el primer rechazo con el que ya se topó en septiembre del año pasado.

Los hechos se remontan a febrero de 2017, cuando Valtònyc fue condenado a tres años y medio de cárcel por enaltecimiento del terrorismo, amenazas, y calumnias e injurias graves a la Corona por las letras de sus canciones, en las que aparecen alabanzas a las organizaciones terroristas GRAPO y ETA, mensajes contra la Familia Real y amenazas contra Jorge Campos, presidente de la entidad españolista Círculo Balear. Hace año y medio, cuando el Tribunal Constitucional rechazó su recurso y la Audiencia Nacional le dio un plazo de 10 días para presentarse voluntariamente ante las autoridades y cumplir su condena, el rapero huyó de Mallorca a Bélgica para evitar su ingreso en prisión. La justicia española pidió entonces su entrega por medio de una euroorden, pero el tribunal belga de primera instancia la denegó al interpretar que los hechos por los que el músico fue condenado en España entran dentro de la libertad de expresión y no son delito en Bélgica.

La sentencia fue recurrida ante la Corte de Apelación de Gante por la Fiscalía belga, que ha asumido la postura española. Hace poco más de un año, antes de dictar sentencia, lanzó una consulta prejudicial ante los tribunales europeos sobre qué ley debían valorar para decidir sobre su extradición, lo que ha retrasado la resolución de la causa. Durante el proceso en Luxemburgo, la Comisión Europea se posicionó con la defensa de Valtònyc al estimar que España no podía reclamar su entrega con un código penal posterior, la misma postura que finalmente ha asumido el abogado de la UE.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: