Economía

El abogado de la UE da la razón a los taxistas y propina un varapalo a Uber | Economía


No es una decisión vinculante ni definitiva, pero el abogado general de la Unión Europea ha decidido este jueves que Uber es una empresa de transporte, y como tal sus conductores pueden ser obligados por los gobiernos de los Veintisiete a disponer de licencias y autorizaciones necesarias para ejercer su actividad. “La prestación de transporte constituye el elemento principal desde un punto de vista económico, mientras que el servicio de puesta en contacto de pasajeros y conductores mediante la aplicación para teléfonos inteligentes es un elemento secundario”, considera el letrado.

Su criterio suele coincidir en una amplia mayoría de los casos con la sentencia final de los tribunales comunitarios, que se estima puede conocerse antes de final de año, por lo que Uber se enfrenta a la puesta en cuestión de su modelo de negocio en Europa. La gran pregunta que el Tribunal de Luxemburgo debe responder en los próximos meses es si Uber es una empresa de transporte o una plataforma intermediaria que únicamente pone en contacto a conductores y clientes. El letrado polaco Maciej Szpunar da la razón a los taxistas al decantarse por la primera opción, la más negativa para la compañía estadounidense. “Uber no puede ser considerado un mero intermediario entre conductores y pasajeros”, dice el texto hecho público este jueves.

La compañía ha defendido desde su creación su posición de intermediaria, razón por la cual ha defendido que no debía someterse a la misma regulación que el sector del taxi, una postura que no comparte el abogado general, que cree que ambos deben equipararse legalmente. Además, considera que se trata la voluntad de lucro impide que sea considerada un servicio de coche compartido: “Uber no ofrece un servicio de vehículo compartido, ya que los pasajeros deciden el destino y a los conductores se les abona un importe que excede ampliamente del mero rembolso de los gastos ocasionados”.

El pronunciamiento llega después de que un juzgado de Barcelona trasladara la cuestión a la justicia europea en 2015 para que le orientara sobre cómo interpretar las leyes comunitarias al analizar la demanda interpuesta por la Asociación Profesional Élite Taxi un año antes. La organización de taxistas busca que la justicia paralice la actividad de Uber tal y como está concebida actualmente por competencia desleal. “Si el juez admite que ofrece transporte de pasajeros, tendrá que ajustarse a la normativa: tener licencia y pagar impuestos. Si no es así deberá detallar qué hace y el magistrado dirá si es legal”, señalaron los responsables de la asociación tras presentar la denuncia.




Fuente: El país

Comentar

Click here to post a comment