El padre
abad de Montserrat, Josep Maria Soler, ha pedido perdón a las víctimas de los abusos
sexuales presuntamente cometidos por el padre Andreu Soler. En su homilía de este domingo, el Abad ha pedido “humildemente perdón a las víctimas”.

“Nos solidarizamos con su dolor y ofrecemos el apoyo de la comunidad”, ha dicho, reconociendo que los hechos que están saliendo a la luz “han golpeado a todo el mundo”. Según Soler, sucesos como este “nos duelen profundamente porque hieren y traicionan la confianza” en la iglesia.

Víctimas de presuntos abusos sexuales por parte de clérigos se han concentrado este domingo ante el Monasterio pedir “transparencia y depuración de responsabilidades” tras los últimos casos que han salido a la luz, ha explicado a Europa Press el exscout Miguel Hurtado, que hizo público recientemente haber sufrido presuntos abusos del monje Andreu Soler.





Hurtado ha organizado esta protesta junto al británico Peter Saunders, que también sufrió abusos y fue miembro de la comisión antipederastia del Vaticano, y el presidente de la Asociación Infancias Robadas (AIR), Juan Cuatrecases.


Protesta ante el monasterio

Las presuntas víctimas pueden ascender a una decena

Hurtado calcula que las presuntas víctimas pueden ascender a una decena, entre dos personas más que explicaron su situación ante medios y otras que han contactado con él a través de una dirección de correo que habilitó, y ha alertado que la cifra aún puede aumentar, aunque algunos no quieren explicarlo públicamente.

“Estamos disconformes con cómo el Monasterio está gestionando el caso”, ha dicho, ante lo que la protesta pedirá la dimisión del abad de Montserrat, Josep Maria Soler, a quien Hurtado ha acusado de encubrir los abusos y de no salir actualmente a dar explicaciones.

Cuatrecases ha asegurado a Europa Press este domingo que con la protesta buscan “visibilizar el drama de las víctimas y urgir a los poderes públicos y a la Iglesia a que hagan los deberes”, y ha reivindicado que no solo haya prevención sino también medidas de acompañamiento posterior para las víctimas.

Ha afirmado que no quieren obligar a nadie que no quiera a contar su caso, pero ha asegurado que su asociación busca que quienes decidan contarlo “tengan una pista de aterrizaje” y puedan normalizar el proceso de denuncia.

“Es probable que haya muchos supervivientes que por vergüenza, culpa o miedo aún no hayan revelado los abusos”, han sostenido los organizadores, que aseguran que el abad conocía las acusaciones de estos casos al menos desde 2000.





La protesta también pedirá que se establezca una comisión de investigación “realmente independiente”, que tenga al frente a un jurista de prestigio, si conexiones con la Iglesia, con un representante de las víctimas y que gestione las denuncias, en lugar de hacerlo la Abadía.

La concentración ha exigido que se realice una campaña de búsqueda activa de nuevas víctimas, así como ofrecer a todas las supervivientes de presuntos abusos relacionados con el monasterio la posibilidad de recibir tratamiento psicológico, y los impulsores han llamado a que si hay afectados que no han contado su caso se pongan en contacto con Hurtado al correo ‘abusos.montserrat@gmail.com’.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: