consultor seo


Los vientos de un adelanto electoral soplan con fuerza en el Congreso durante la celebración del debate sobre las enmiendas a la totalidad del presupuesto. En las últimas horas, ha cobrado fuerza la posibilidad de que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, convoque elecciones anticipadas para el próximo 28 de abril.

Ayer por la mañana, la agencia EFE publicó que Sánchez preveía llamar a los españoles a las urnas el 14 de abril, una fecha significativa, ya que coincide con la declaración de la II República en 1931. El Gobierno no confirmó esa información y muchos vieron en el supuesto anuncio un último intento de presionar a los grupos independentistas en el Congreso, ERC y PDECat, para que retiren sus respectivas enmiendas a la totalidad del presupuesto.





Pero esta mañana ha arrancado en el Congreso el pleno donde se debaten esas enmiendas a la totalidad sin que republicanos y nacionalistas hayan mostrado la más mínima intención de salvar las cuentas del Gobierno.Así, se han disparado los rumores sobre un inminente adelanto electoral. No obstante, la fecha del 14 de abril ha ido perdiendo fuerza durante el día, ya que coincide con el arranque de la Semana Santa y eso podría fomentar la abstención.

ginsengman

No cumples, No das la Talla, Prueba Ginseng Men. Envío Gratuito

segunda

De ese modo, el 28 de abril se ve ahora como una fecha probable para la celebración de las generales, si finalmente, el Congreso le devuelve mañana a Sánchez el presupuesto. El presidente tiene otras opciones. Puede esperar hasta otoño, como era su plan inicial, e ir gobernando a base de decretos. También puede hacer coincidir las generales con las autonómicas, europeas y municipales del 26 de mayo, en lo que se ha dado en llamar el superdomingo. Sin embargo, esta opción no gusta a los barones territoriales del PSOE.

Pero, según las fuentes consultadas, el 28 de abril sería una fecha más conveniente para el Gobierno, pues permitiría a Sánchez rentabilizar durante la campaña dos hechos recientes, que en mayo ya parecerían prehistóricos. Se trata de su presumible y eminente ruptura con el independentismo que, si no hay cambios de última hora, se materializará mañana en la votación de las enmiendas.

Hay un segundo acontecimiento del que Sánchez podría sacar partido electoral: la manifestación del pasado domingo de PP, Ciudadanos y Vox. Los socialistas pueden esgrimir el fantasma del miedo a la derecha para tratar de movilizar a su electorado en una rememoración de aquel famoso eslogan contra los populares, “Si tú no vas, ellos vuelven”.








Fuente: LA Vanguardia