Esta vez sí. El equipo de Rubi supo zanjar un resultado a favor. Un arrebato salvaje de Pedrosa, la fantasía de Melendo y el olfato de Borja Iglesias acabaron con el tedio impuesto por los rojiblancos.


Diego López, 8: Aceitoso

Atajó todo lo que se le acercó, pero ay madre qué sustos. Hasta en dos ocasiones se le resbaló el balón. Parecía estar untado en aceite de ricino. Esos deslices recordaron al público adormecido que había un partido en juego. Por lo demás, partido impoluto del gallego.


Naldo, 6: Progresivo

Su arranque no fue prometedor y hasta le pasaron por arriba, donde suele dominar. Con el resultado a favor recuperó la solidez.






Mario Hermoso, 6: Nublado

No tuvo su día el central, que empezó inseguro y con alguna pérdida peligrosa. Se recompuso para mantener la portería a cero. Es un gusto verle cruzar la pelota de un costado al otro del campo.


Rosales, 6: Rígido

Volvía de una lesión y aunque su presencia se notó a nivel ofensivo no estuvo tan preciso como en otras ocasiones.


Pedrosa, 9: Diabólico

“¡Está loquísimo!”, se escuchaba cuando como un jamaicano dejaba defensas atrás. Pedrosa es el mal, va a hacer daño siempre. Si arranca no es en balde e intenta diabluras siempre que se acerca al área rival. El 99% del primer gol fue suyo.


Marc Roca, 8: Referente

Algo bruto en algunas jugadas y apresurado en otras, pero el centrocampista volvió a demostrar que cada partido va a más. En la primera mitad dio una asistencia a Borja Iglesias que podría haber acabado en gol.


Granero, 7: Apaciguador

Como el balón no pisaba áreas, el partido se jugó en el medio del campo. El capitán fue clave a la hora de recibir, dar la vuelta y dotar de calma al juego.


Sergi Darder, 7: Pragmático

Él es el primero en reconocer que le falta regularidad. Contra el Atlético hizo un partido maduro. Fue práctico en sus decisiones, no abusó del lujo y ayudó en la presión y en labores defensivas. Le faltó poco para clavarla en la escuadra.






Melendo, 9: Jaranero

Le gusta la jarana. Disfruta bailando y haciendo bailar. Se inmiscuyó entre la defensa y el medio campo atlético para provocar alboroto y vaya si lo consiguió.


Wu Lei, 6: Diluido

Fue el más vivo de la delantera en el primer tramo de partido pero se fue apagando.


Borja Iglesias, 9: Oportuno

No estaba teniendo demasiado protagonismo en un partido sin ocasiones, pero recibió un caramelo de Melendo en el momento oportuno para, esta vez sí, rematar el resultado a favor. Puso la guinda con su gol de penalti.


Javi Puado, 8: Pillo

Salió, defendió y a la que pisó área provocó un penalti por pillería. Máxima efectividad.


Víctor Sánchez, 6: Presente

Salió con el partido ya finiquitado.


Sergio García, 6: Delicado

A punto estuvo Puado de rematar un delicado centro que este le puso en los pocos minutos que jugó. Quizá fuera la penúltima vez en pisar el césped de Cornellà.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: