Los mejores del Barcelona estuvieron en las áreas. En la de ataque un Messi sideral con dos goles y un Luis Suárez resolutivo y en la de defensa un Ter Stegen determinante con sus paradas.


Decisivo

Ter Stegen, (9)

Atento en las salidas, atrapó los centros cruzados del Liverpool. Transmitió seguridad y en la segunda mitad resultó determinante. Abortó tres ocasiones del equipo inglés, dos de Milner y una de Salah. Su mano derecha resultó milagrosa. No se entiende el resultado sin él.


Concentrado

Sergi Roberto, (8)

Suele crecerse en los partidos de enjundia y ante el Liverpool lo hizo. Muy concentrado en tareas defensivas, tanto cortando balones con el pie como con la testa. Contenido en sus subidas. Con la entrada de Semedo pasó a la medular y aprovechó su zancada para participar en el 2-0.






Exigido

Piqué, (7)

Suele crecerse en los partidos de enjundia y anoche lo hizo. Muy concentrado en tareas defensivas, tanto cortando balones con el pie como con la testa. Contenido en sus subidas. Con la entrada de Semedo pasó a la medular y aprovechó su zancada para participar en el 2-0.


Aéreo

Lenglet, (7)

Infranqueable en el juego aéreo, le costó sujetar a Salah por su tremenda movilidad. Cuando el egipcio se giró le generó problemas y se ganó una tarjeta. A pesar de esa losa no le perdió la cara al partido nunca. Una garantía.


Artístico

Jordi Alba, (8)

Un taconazo fino. Un túnel de autor. Una asistencia de lujo hacia Luis Suárez para que marcara el primero. Un puñal subiendo y un gigante defendiendo. Todo el abanico de virtudes del lateral sobre el tapete. Estuvo incansable durante los noventa minutos.


Posicional

Busquets, (6)

Incrustado entre los centrales para ayudar en la salida de balón, no fue un tipo de partido favorable a sus coordenadas al ser de ida y vuelta. El descontrol le penaliza, pero siempre que pudo plantarse en campo contrario presionó bien.


Guardián

Rakitic, (7)

Se desplazó al interior izquierdo. Intentó aguantar la posición, aunque alguna que otra vez pisó área. Realizó una dura entrada sobre Keita, que después se retiró lesionado. Acabó el encuentro como doble pivote al lado de Busquets. Salvó un gol bajo palos.






Fogoso

Arturo Vidal, (7)

La sorpresa del once. Ocupó el puesto de interior derecho y se desplegó con su habitual empeño. En el 0-1 hizo una apertura en diagonal precisa. Cuando Roberto subió al centro del campo, se colocó por la banda izquierda. Se tiró al suelo siempre que lo requirió la situación.


Templario

Messi, (10)

No escatimó ni una gota de gasolina. Protagonizó conducciones contra varios defensas que le perseguían. Tras unos minutos de respiro hizo el segundo a puerta vacía acabando una acción de ataque iniciada por él, y el tercero, con un libre directo potente como un templo.


Decreciente

Coutinho, (5)

No escatimó ni una gota de gasolina. Protagonizó conducciones contra varios defensas que le perseguían. Tras unos minutos de respiro hizo el segundo a puerta vacía acabando una acción de ataque iniciada por él, y el tercero, con un libre directo potente como un templo.


Lince

Luis Suárez, (9)

Su pelea con los centrales del Liverpool resultó titánica. Fue al choque, no eludió el cuerpo a cuerpo y marcó con la puntera de su bota derecha su primer gol en esta Champions. Se lanzó a por el remate como un lince de área. Remató al larguero como preludio del segundo gol.






Refrescante

Semedo, (7)

Entró en juego en plena fase de ataque del Liverpool y protegió la banda derecha aprovechando su frescura. Magnífico al corte en todas sus intervenciones.


Impreciso

Dembélé (5)

Falló un gol claro en el último instante.


Premiado

Aleñá (SC)

Jugó los minutos finales.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: