Sociedad

Efectos de la contaminación en estado de ánimo


China sigue en el mismo nivel de felicidad que en 1990. Y eso que ha recuperado algunas posiciones tras un marcado descenso en la primera década del siglo XXI. Actualmente, ocupa el puesto 79 de la lista de 155 países “más felices”, según el Informe Mundial de la Felicidad. Además de los servicios públicos inadecuados, el aumento de los precios de las viviendas y la preocupación por la seguridad alimentaria, la contaminación del aire está empezando a mermar la calidad de vida de sus ciudadanos. Tanto que un estudio de publicado por el Massachusetts Institute of Technology (MIT) ha revelado que este mal es también el causante de los bajos niveles de felicidad que se está expandiendo entre sus habitantes urbanos.

En un artículo publicado en la revista ‘Nature Human Behavior’, el equipo de Siqi Zheng, profesor del departamento de Estudios Urbanos y Planificación, confirma que cuanto mayor es el nivel de contaminación, menor es el de felicidad. Es cierto que las investigaciones ya han demostrado en más de una ocasión que la polución es perjudicial para la salud, el rendimiento cognitivo, la producción laboral y los resultados educativos, pero su impacto es mucho más amplio que el que se esperaba. “La contaminación también tiene un coste emocional”, ha explicado Zheng. “La gente no está contenta y eso significa que pueden tomar decisiones irracionales”.

Según el autor, durante los días con mayor índice de contaminación, se ha demostrado que las personas tienen más posibilidades de desarrollar conductas impulsivas y peligrosas de las que luego podrían arrepentirse. “Por esto, quisimos analizar un abanico más amplio de efectos de la contaminación en la vida cotidiana de las personas”, ha añadido. Para ello, los responsables examinaron datos en tiempo real de las redes sociales para rastrear cómo los cambios en los niveles diarios de contaminación afectan a la conducta. “Proporcionan una gran cantidad de datos en muchas ciudades”.

Así, el equipo aplicó un algoritmo automático para analizar los 210 millones de tuits etiquetados geográficamente de la plataforma de ‘microblogging’ más grande de China, Sina Weibo. Los mensajes cubren el periodo marzo-noviembre de 2014. Por cada uno de ellos, los investigadores examinaron el sentimiento predominante y calcularon el conocido como “índice de la felicidad expresada”: éste oscila entre 0 y 100, en el que 0 es un estado de ánimo muy negativo y 100 muy positivo. Una vez determinados, los fusionaron con los del clima. Así, encontraron una correlación negativa entre ambos. Y, además, se determinó que las mujeres eran más sensibles a la polución que los hombres.




Fuente:La razón

Comentar

Click here to post a comment