El director del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos para Oriente Medio y Norte de África, general Miguel Correa, visitó hoy Libia para analizar la guerra civil con el Gobierno de Acuerdo Nacional sostenido por la ONU en Tripoli, anunció la embajada de Estados Unidos en la capital en un comunicado.

Según la nota, Correa se reunió con diferentes responsables libios a los que expresó el apoyo de Estados Unidos a un proceso de paz que permita recuperar la producción de petróleo y expulsar a los extranjeros, en una aparente alusión a los mercenarios, en particular rusos, que refuerzan las tropas bajo el mando del mariscal Jalifa Hafter, tutor del Ejecutivo no reconocido en el este y hombre fuerte del país.

El oficial insistió en que Estados Unidos respalda «una solución desmilitarizada» al conflicto en golfo de Sirte, corazón de la industria petrolera libia, bajo control de Hafter y en el que ha sitiado el frente de batalla en el último mes.

Un informe emitido por la Misión de Apoyo de las Naciones Unidas en Libia para el segundo trimestre reveló bajas civiles para el año 2020, destacando que al menos 358 bajas civiles (106 muertos y 252 heridos) se documentaron entre el 1 de abril y el 30 de junio de este año, un aumento general de 173% respecto al primer trimestre del mismo año.

Libia es un estado fallido, víctima del caos y la guerra civil, desde que en 2011 la OTAN contribuyera a la victoria de los distintos grupos rebeldes sobre la dictadura de Muamar al Gadafi.

En el último año el conflicto fratricida se ha transformado en un enfrentamiento armado multinacional privatizado, sin ejércitos, librado por milicias locales y mercenarios extranjeros.

La guerra ha reducido a menos de 100.000 barriles diarios la producción de crudo frente a los 1,8 millones que extraía en tiempos de la dictadura.




Fuente: Agencia Efe

A %d blogueros les gusta esto: