La Administración Trump sigue desplegando su estrategia, hasta ahora fallida, para lograr que los militares y altos cargos del entorno del líder venezolano Nicolás Maduro le abandonen y precipiten la caída de su gobierno en favor del autoproclamado presidente encargado Juan Guaidó. “Estados Unidos considerará un alivio de las sanciones a quienes dimitan”, les ha tentado el vicepresidente Mike Pence que, a modo de ejemplo, ha anunciado el nombre del primer beneficiario de la nueva política, el general Manuel Ricardo Christopher Figuera, hasta hace pocos días jefe del Sebin, los servicios secretos venezolanos y cuya situación es incierta desde la semana pasada, cuando Guaidó lanzó su fallida ‘Operación Libertad’.





“Esperamos que la iniciativa que nuestro país ha adoptado hoy anime a otros a seguir el ejemplo del general y otros miembros del ejército que han dado un paso al frente”, ha insistido el ‘número dos’ del gobierno estadounidense en un discurso pronunciado en el Departamento de Estado el martes por la tarde (hora local de Washington). “Creo que de todo corazón que muy pronto veremos un nuevo renacer, Venezuela será un pueblo que renazca en la libertad”, ha aseverado a pesar de los magros resultados hasta la fecha de su estrategia de apoyo a Guaidó.


Estados Unidos considerará un alivio de las sanciones a quienes dimitan”



Pence se ha pronunciado también sobre la decisión del Tribunal Supremo de Venezuela de ordenar el procesamiento de siete diputados por su supuesta participación en el levantamiento militar alentado por Guaidó. El Supremo venezolano “debe volver a sus principios fundadores”, de lo contrario, “Estados Unidos pedirá cuentas a sus 25 magistrados”, ha amenazado el vicepresidente. En el 2017, el Tesoro estadounidense aprobó sanciones contra el presidente del alto tribunal, Maikel Moreno, y siete de sus miembros.

“Nadie ha hecho nada más para apoyar al corrupto régimen de Maduro que los líderes comunistas de Cuba. Durante casi dos décadas, el régimen de la La Habana ha enviado a miles de maestros e ingenieros cubanos para sostener al fracasado régimen [de Maduro]. Agentes de cubanos controlan las riendas del poder en muchas agencias del gobierno, en especial el ejército y los servicios de inteligencia”, ha criticado Pence. “Los venezolanos son víctimas de dos dictaduras”.





Pence ha invocado al fundador de la república venezolana para expresar su apoyo al país. “Venezuela un día volverá a ser libre. Un pueblo que, como dijo Simón Bolívar, ama la libertad. Al final será libre. Para todo el mundo de Venezuela, digo una vez más: ‘Estamos con ustedes’”, ha dicho Pence, usando el castellano. “Estamos con ustedes, continuáremos apoyándoles y orando por ustedes hasta que su libertad sea restaurada”, ha insistido el vicepresidente, que profesa la fe evangélica. La armada estadounidense volverá a desplegar a partir de junio y durante cinco meses si buque hospital USNS, dotado de dos profesionales médicos, más de mil camas y una docena de quirófanos, entre otros servicios, a la zona del Caribe, Centroamérica y Sudamérica, ha anunciado Pence.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: