El escrutinio a las grandes tecnológicas de Silicon Valley crece. El Departamento de Justicia de Estados Unidos acaba de iniciar un examen a las plataformas digitales para determinar si sus prácticas de negocio dañan la competencia. En concreto, quiere saber cómo las compañías líderes en Internet alcanzaron tanto poder y si esa concentración reduce la innovación.

La maniobra se lleva anticipando desde hace semanas y el Congreso de EE UU también está explorando como regular el sector. Se trata, en todo caso, de un primer paso que podría desembocar en una investigación dirigida a compañías específicas. El anuncio provocó que los valores de Facebook, Twitter, Amazon y Google cayeran más de un 1% al cierre de Wall Street. También lo notó Apple.

“La revisión considerará las preocupaciones generalizadas que los consumidores, las empresas y los empresarios han expresado acerca de la búsqueda, las redes sociales y algunos servicios minoristas en línea”, afirma la nota de prensa del Departamento de Justicia, en la que explica que en este momento el proceso está en una fase de “consulta” y de recopilación de información entre los participantes en la industria.

La división de Competencia, a partir de esta afirmación, tendría a Facebook, Google y Amazon en el centro del examen. El anuncio se hace solo unas semanas después de que trascendiera que el Departamento de Justicia había llegado a un acuerdo con la Comisión Federal de Comercio, la agencia que protege al consumidor, para repartir el estudio sobre las prácticas de negocio de estos gigantes tecnológicos, incluida Apple.

“Sin la disciplina de una competencia basada en el mercado”, afirma Makan Delrahim desde la división antimonopolio del Departamento de Justicia, “las plataformas digitales pueden actuar de una manera que no responda a las demandas de los consumidores”. Por este motivo, añade, la revisión va a “explorar todos los asuntos importantes”. El examen, por tanto, crea una distracción para estas compañías.

Asunto político

El creciente poder de las tecnológicas se está convirtiendo en un asunto político de cara a las presidenciales en los EE UU. La senadora demócrata Elizabeth Warren pide que se partan y que sean reguladas como las compañías que suministran el agua o la electricidad. Las tecnológicas responden que no se les puede sancionar por ser grandes y argumentan que su éxito les permite invertir para competir a escala global.

Hace justo una semana se celebró una audiencia en el Congreso en la que participaron representantes de las cuatro grandes tecnológicas. Los legisladores compararon el comportamiento competitivo de Facebook, Amazon, Google y Apple con el de Microsoft cuando era la empresa dominante con su sistema operativo Windows. Y con esta conducta, añaden, previenen que emerjan empresas que pueden retarles.

El presidente Donald Trump, por su parte, atacó en el pasado con dureza el modelo de negocio de Amazon y acusó a Facebook de utilizar su plataforma con fines políticos. Recientemente se preguntó incluso si Google no debería ser investigada por negarse a trabajar con el gobierno de EE UU en proyectos para la gestión de datos. El republicano tiene sin embargo una relación mucho más cordial con Apple y su consejero delegado, Tim Cook.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: