Portada

EE.UU. cancela un premio a una periodista finlandesa crítica con Trump

consultor seo


Marzo es el mes internacional de la mujer en Estados Unidos y el secretario de Estado, Mike Pompeo, y la primera dama, Melania Trump, citaron hoy en Washington a una decena de ellas para premiar sus logros. La periodista finlandesa Jessikka Aro esperaba haber estado hoy en el Departamento de Estado para recogerlo. Recibió la notificación oficial en enero pero hace un par de semanas le escribieron para decirle que no se le habían concedido el galardón. Todo fue “un lamentable error”, de acuerdo con el gobierno estadounidense. Pero Aro y varios diplomáticos consultados por la revista Foreign Policy tienen otra versión: la retirada del premio tiene que ver con sus críticas al presidente Donald Trump.





Aro, que trabaja para la radio pública finlandesa Yleisradio, es una destacada periodista de investigación que se ha especializado en explorar y denunciar la maquinaria propagandística de Rusia en Internet. Aro fue la primera periodista en revelar la existencia de una ‘fábrica de trolls’ en San Peterburgo para influir en la opinión pública occidental. También se dedica a combatir la desinformación en Internet, por ejemplo sobre el Brexit, ha escrito sobre el Rusiagate. De acuerdo con la revista estadounidense, también estuvo implicada en la organización de una protesta cuando el presidente estadounidense se reunió en Helsinki con el presidente ruso Vladimir Putin.


“Lamentamos el error. Admiramos los logros periodísticos de Aro”, se excusa la embajada de EE.UU. en Finlandia

Funcionarios estadounidenses consultados por Foreign Policy sostienen que el Departamento de Estado decidió retirarle el premio después de ver algunos de sus comentarios en Twitter y otras redes sociales sobre el presidente Trump. La decisión “no tuvo absolutamente nada que ver con su trabajo”, afirma una de las fuentes. Otra ha contado que enseguida empezaron a pensar cómo sacarla de la lista sin montar demasiado jaleo, aunque a fecha del 12 de febrero, a tres semanas de la ceremonia de entrega, el jefe de protocolo del Departamento de Estado había enviado una invitación a la reportera y un programa del viaje, que incluía el paso por las redacciones de varios periódicos y universidades en varios puntos de Estados Unidos. Aro asegura que incluso había rellenado varios formularios oficiales para participar en el periplo.





La revista atribuye la decisión no a Pompeo directamente si no a empleados de menor rango, preocupados por las consecuencias de premiar a alguien crítico con Trump, consecuencia de la atmósfera de “autocensura” que impera actualmente en la sede de Foggy Bottom. La embajada de Estados Unidos en Helsinki fue la responsable de la nominación. “Lamentamos el error. Admiramos los logros periodísticos de Aro”, dijo un portavoz de la misión diplomática después de que el Departamento de Estado haya dicho que se notificó “incorrectamente” el premio a Aro por un problema de comunicación con las embajadas.


“Cuando se me informó de la retirada me quedé consternada y el shock”, afirma Aro

“Cuando se me informó repentinamente de la retirada, me quedé consternada y en shock”, ha declarado a Foreign Policy la periodista finlandesa, molesta porque el gobierno estadounidense “politice” sus opiniones personales. “Es una realidad realmente escalofriante” que los diplomáticos estadounidenses dejen que “decisiones políticas o la mezquindad presidencial” oriente sus decisiones sobre qué trabajo en favor de los derechos humanos merece ser destacado en la esfera pública. A raíz de la cancelación, Aro se buscó un abogado y ha presentado una queja a la embajada estadounidense en Finlandia. Pide explicaciones y una compensación económica, porque la mujer renunció a otros encargos laborales para poder estar el 7 de marzo a Washington.





El Departamento de Estado concede cada año el Premio Internacional ‘Mujeres Valientes’
a mujeres que se han destacado por su labor en el campo de la justicia, los derechos humanos, la igualad y el empoderamiento femenino asumiendo riesgos. En el caso de Aro, que en el 2016 recibió el Gran Premio de Periodismo de Finlandia, sus investigaciones le han valido amenazas de muerte. Recientemente ha ganado un juicio por difamación al fundador de una web prorrusa de extrema derecha finlandesa después de que este lanzara una dura campaña de acoso e injurias online contra la periodista, que había investigado el impacto de los ‘bots’ rusos en su país. Fronterizo con Rusia, Finlandia pertenece a la Unión Europea pero no a la OTAN. A raíz de las acciones del Kremlin en Crimea, el país nórdico se plantea sumarse a la alianza militar, lo que le ha puesto en el centro de las campañas propagandísticas. Meterse en ese submundo de trolls y bots rusos le pasó factura pero Aro no dejó de informar. Su trabajo pudo haberle valido un premio en Estados Unidos, pero no con Trump en la Casa Blanca.








Fuente: LA Vanguardia

Comentar

Click here to post a comment