La Consejería de Educación ha dado un paso más en el conflicto suscitado durante la oposición para instrumentos de cuerda realizada en el Real Conservatorio de Música. La recusación inicial de uno de los cinco miembros del tribunal dio paso a la dimisión de dos de los cuatro restantes durantes las deliberaciones. Esa situación llevó a la consejería a anular el tribunal y nombrar a uno nuevo. Pero unos días después, ha ido más lejos. Ayer anunció que lleva el asunto a la Fiscalía por tener “indicios de arbitrariedad”.

La prueba práctica de la oposición para la cátedra de instrumentos de cuerda (viola, violín, violonchelo y contrabajo) se celebró el pasado sábado 13 de julio. Se presentaban 14 opositores para cinco plazas. La composición del tribunal, formado por cinco miembros, ya sufrió una primera incidencia cuando fue recusado uno de sus componentes, recusación que la Consejería dio por buena. El tribunal, compuesto entonces por cuatro miembros, se dividió durante la prueba práctica por la actuación de algunos opositores, algunos de ellos de una calidad superior al resto, según las versiones que recogió El País en su día.

Esa disparidad provocó otra situación insólita, cuando dos de los componentes dimitieron, quedando activos solo el presidente y la secretaria del tribunal. A la vista de la situación, la Consejería decidió disolver todo el tribunal, nombrar uno nuevo y que ese tribunal nuevo contara con la figura de un inspector. Como consecuencia de esta medida, los exámenes deberían repetirse a partir del próximo 2 de septiembre.

Cuando el asunto parecía encauzado, la Consejería de Educación sorprendió ayer con una nota informativa, según la cual enviaba el caso a la Fiscalía. La nota señala que “a raíz de la renuncia de dos miembros del tribunal de cuerda por tener criterios técnicos incompatibles y discrepancias insalvables con los de los otros dos miembros restantes, la Consejería de Educación decidió disolver ese tribunal. Además, decidió abrir una información reservada al respecto para investigar internamente lo ocurrido”.

De la información reservada, la Consejería comenta en su nota que “revela indicios de arbitrariedades en las calificaciones de los aspirantes por parte de los miembros de dicho tribunal”. “Por lo tanto”, concluye la nota “ante estas posibles irregularidades, la Consejería de Educación decide abrir expediente disciplinario a los miembros de este tribunal y, simultáneamente, enviar este asunto a la Fiscalía para que investigue si estos actos pueden ser constitutivos de delito y que sea la justicia la que lo determine”.

La Consejería no quiso comentar su nota ni ofrecer información adicional.
Actualmente se han convocado hasta 17 oposiciones a catedráticos en diferentes especialidades tanto en lo que respecta al Real Conservatorio de Música como a la Escuela de Canto. Habían transcurrido 30 años desde las últimas oposiciones.

17 tribunales

La Consejería ha recibido algún recurso respecto a la composición de estos 17 tribunales. Según uno de los recurrentes, la falta de respuesta a una de estas recusaciones transcurrido el plazo de un mes, significa la inhabilitación de todos los tribunales, argumento que fuentes de la Consejería de Educación no comparten.
La composición de los tribunales es compleja porque parte de un sorteo, deben nombrarse cinco titulares y cinco suplentes y deben estar comprendidos expertos en todos los instrumentos o especialidades objeto de examen.

 

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: