Portada

Edad, género y barrio abren la brecha salarial en Barcelona

consultor seo


La retribución media de un residente en Sarrià-Sant Gervasi (46.022 euros brutos anuales) dobla la de un vecino de Ciutat Vella y Nou Barris (22.244 y 22.247 euros, respectivamente). La brecha salarial existente entre los distritos de la capital catalana sigue siendo muy amplia a pesar de la ligera reducción detectada en los últimos años, según revela la última edición del informe Los salarios en Barcelona
que acaba de hacer público el Ayuntamiento con los datos correspondientes al año 2017.

El estudio muestra también la existencia de una profunda zanja en función de la edad (la retribución media de los barceloneses de hasta 39 años es un 32,6% inferior a la de los que superan la cuarentena) y del género. Así, el salario medio de las mujeres en Barcelona en el 2017 (25.579 euros brutos) estuvo un 21,9% por debajo del de los hombres (34.017). La diferencia apenas se reduce respecto al año anterior: en el 2016 se cuantificó en un 21,8%.





Los salarios de los residentes en Barcelona
(Clara Penín)

El informe municipal sitúa el salario medio de un residente en Barcelona en 30.623 euros al año, una cantidad superior en un 6,3% a la del conjunto de los 36 municipios del Àrea Metropolitana de Barcelona (AMB), en un 14,1% a la de Catalunya y en un 23,9% a la de España.

Con todo, la capacidad adquisitiva de los asalariados de la ciudad, en el periodo comprendido entre los años 2010 y 2017, se redujo un 4,2%, una vez descontada la inflación de la evolución nominal de los salarios. Es una pérdida mayor que la registrada en Catalunya (-3,3%) o España (-2,7%) y resulta especialmente grave entre los más jóvenes (-10,9%) y en el colectivo de asalariados que tienen entre 50 y 54 años, que sufrieron una pérdida de poder adquisitivo del 15,3%.


Los extremos

Los ingresos de un residente en Sarrià-Sant Gervasi doblan los de uno de Nou Barris

Además de la brecha de género, que no consigue cerrarse en ninguna edad, categoría profesional o nivel educativo, en los últimos años se mantiene la precariedad en las condiciones salariales de los más jóvenes, que ven claramente obstaculizada su plena incorporación al mercado de trabajo.





En el 2017, según este estudio realizado por el Ayuntamiento, el 28,3% de los asalariados de la ciudad era, en el mejor de los casos, mileurista (en el 2016 representaban el 31,3% del total de trabajadores), aunque si se tienen en cuenta únicamente los menores de 30 años esa proporción de personas que ingresan por su trabajo menos de 1.000 euros al mes se elevó hasta el 56,4%.

El análisis de las retribuciones salariales en función del lugar de residencia confirma un claro estancamiento de la situación. Los distritos cuyos residentes perciben las remuneraciones más altas –que coinciden con los de mayor renta familiar– son los mismos desde hace muchos años. El ranking se mantiene casi invariable a pesar de que el distrito que lo encabeza, Sarrià-Sant Gervasi, fue el único de los diez de la ciudad en los que los salarios medios no aumentaron en el 2017, a diferencia de Ciutat Vella y Nou Barris, que registraron los mayores incrementos. Este hecho ha favorecido una muy ligera reducción de las desigualdades salariales territoriales.


La banda más alta

Los sueldos del sector de las finanzas superan en un 73% la media de la ciudad

La ordenación territorial según los salarios medios es casi idéntica a la del índice de renta familiar disponible. La única diferencia es que, en la clasificación por salarios, Ciutat Vella se sitúa por encima de Nou Barris, que es el distrito que ha ocupado la última posición a lo largo de los últimos 16 años. La renta incluye otros factores además de los salarios, como las rentas del capital, que influyen en la capacidad de gasto, ahorro o inversión.





Los diez distritos de Barcelona se pueden agrupar por parejas en función de sus niveles salariales. En la banda más alta se encuentran Sarrià-Sant Gervasi y Les Corts, con unos salarios medios que superan en un 52,1% y un 25,2%, res­pectivamente, el valor del conjunto de la ciudad. A continuación, también por encima de la media, apa­recen el Eixample y Gràcia, con unos sueldos medios superiores a los del conjunto de Barcelona en un 12,2% y un 3,1%, respectivamente.

Como sucedió en el 2016, en el 2017 los salarios medios de los otros seis distritos estuvieron por debajo de la media. El que más se acercó a esos 30.000 euros brutos anuales que marcan la frontera fue Sant Martí. Con unas retribuciones inferiores a la media de Barcelona en un 6,3% está Horta-Guinardó, y más alejados de esos niveles figuran Sants-Montjuïc y Sant Andreu.

Las posiciones más bajas de la lista las ocupan el dúo formado por Nou Barris y Ciutat Vella, con unas retribuciones prácticamente idénticas y muy por debajo (un 26,5%) de la media del municipio.

El informe del Ayuntamiento de Barcelona ha sido elaborado a ­partir de los datos de la muestra continua de vidas laborales, que ­diferencia una docena de categorías profesionales y casi una veintena de sectores. En función de la rama de actividad se registra una gran diversidad de remuneraciones salariales. En el extremo más alto, como es habitual, está el sector de las actividades financieras y las aseguradoras, con unos salarios ­superiores a la media en un 73%. Son retribuciones que triplican las que perciben los trabajadores del ­sector de la hostelería, que se encuentran en el nivel más bajo de toda la escala salarial, con unos ingresos derivados del trabajo que están un 45% por debajo de la media.





A pesar de la pérdida de peso relativo de este sector en los últimos años, la industria volvió a ser en el 2017 la segunda rama de la actividad laboral con unos niveles retributivos más altos, con un salario por trabajador que rebasó la media del conjunto de los asalariados de la ciudad de Barcelona en un 30%. Los salarios en actividades como el comercio minorista, las artísticas, las de ocio y servicios a las personas y las administrativas y auxiliares, todas ellas muy feminizadas, también se encuentran bastante por debajo de la media.








Fuente: LA Vanguardia

Comentar

Click here to post a comment