El conseller de Territori i Sostenibilitat, Damià Calvet, ha acusado a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau de “mentir” y de “no saber leer” en referencia a las duras críticas lanzadas por la edil esta mañana contra el decreto de medidas urgentes para el acceso a la vivienda. La nueva normativa además de prolongar la protección de viviendas construidas en suelo público, establece unos nuevos precios para los pisos protegidos en el que también se tendrá en cuenta las características y su ubicación.

Según la alcaldesa, el decreto ley tendrá un efecto devastador para la producción de vivienda protegida y ha acusado a la Generalitat de trabajar solo para los privados y de dejar solos a los ayuntamientos. Ha considerado que el Govern de ERC y PDECat está haciendo dejación de funciones en una materia que es competencia autonómica y estatal y ha acusado a Quim Torra de “deslealtad institucional”.






Calvet acusa a Colau de intentar hacer en tres meses lo que no ha hecho en cuatro años

Por su parte Calvet ha acusado a Colau de intentar hacer en tres meses lo que no ha hecho en cuatro años. Ha denunciado su electoralismo y populismo. En este sentido, ha explicado que la modificación en los precios de la vivienda pública debe hacerse para que sea más atractiva para los privados y que hacía más de doce años que los módulos de costes de producción de esta tipología de residencias estaban congelados. “Era necesario intervenir porque el precio del suelo no es lo mismo en todos los barrios de la ciudad”, ha explicado el conseller.

También ha asegurado que esta variación en el módulo no afectará a lo que deba pagar una familia que acceda a este tipo de vivienda. “La ley establece que los adjudicatarios de un piso asequible solo pueden desembolsar entre un 10 y un 18% de sus ingresos mensuales”, ha apuntado. La Generalitat a través del avalloguer o las ayudas de consorcios municipales abonará las diferencias del módulo, pero en ningún caso incidirá en el bolsillo de las familias.

Sobre las modificaciones que sufrirá el 30% -la medida estrella del ayuntamiento de Colau-con la entrada en vigor del decreto, que se discutirá esta semana en el Parlament, Calvet ha asegurado que con los cambios garantizan su viabilidad con variaciones en la densidad y prolongando de manera indefinida su protección. Además, según el conseller hacemos que esta reserva del 30% no acabe repercutiendo en el resto de la promoción.





Para Colau, la variación de los precios por barrios hará más grandes las desigualdades.

Calvet también ha puesto en duda las cifras de construcción de vivienda del ejecutivo de Colau y ha apuntado que todas los pisos entregados o en proceso de construcción corresponden a planes iniciados por los exalcaldes Xavier Trias y Jordi Hereu








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: