Crean la asociación LGTBI ‘Dracs de Barcelona’ para combatir la homofobia dentro del fútbol, y ofrecer espacios donde personas de este colectivo puedan sentirse cómodas y seguras para disfrutar del deporte. “Hemos fundado la asociación con la idea de incluir a la comunidad LGTBI dentro del mundo deportivo, pero somos ‘hetero-friendly’, queremos crear un espacio para todos”, dice Steven Landry.

El pasado sábado, con motivo de la celebración del Día Internacional contra la Homofobia en el Fútbol, organizaron un torneo de seis equipos -uno de ellos femenino- llamado ‘Fot-li patada a l´homofòbia’ (Dale una patada a la homofobia), para concientizar acerca de la discriminación homofóbica en el deporte y, a la vez, aprovechar para presentarse al resto de la sociedad.





Han organizado el torneo inclusivo ‘Fot-li patada a l´homofòbia’
(Abril Phillips)


Doble función: concienciar y crear espacios seguros

La asociación, que cuenta con dos equipos y alrededor de 40 miembros, tiene la doble función social de, por un lado, brindar un espacio seguro “donde podamos estar relajados, sin presiones ni discriminación” y, por otro, denunciar el hecho de que todavía existe una actitud excluyente hacia este colectivo dentro del deporte.

Así lo explica Biel Cadilla, uno de sus miembros: “En el fútbol actual aún no existe una aceptación. Queremos denunciar y visibilizarlo. La prueba es que por estadística seguramente tiene que haber jugadores profesionales que son gays, pero no salen del armario”.

Tal vez la mejor forma de denunciar es a través del contraste. “Intentamos crear un espacio donde todos estemos libres de agresiones. Es como si fuera un pequeño laboratorio de cómo quisiéramos que funcione la sociedad. Aquí hay equipos donde hay todo tipo de personas y simplemente hacen deporte, se divierten, conocen gente, socializan”, explica Lucas Gonzalez, otro integrante de Dracs Barcelona.





Para esta asociación, es clave poder crear espacios cómodos y seguros
Para esta asociación, es clave poder crear espacios cómodos y seguros
(Abril Phillips)


Formar una comunidad que le huye al ghetto

La búsqueda de la asociación -según explican sus integrantes- consiste en poder crear espacios donde relacionarse de forma segura no solamente con personas gays sino también de cualquier orientación.

“No es un ghetto, no es un espacio solo para gente LGTBI, aquí puede venir quien quiera, siempre y cuando respete esos valores, no discrimine y no ofenda a nadie por su sexualidad”, explica Biel Cadilla.

De hecho, sus equipos no están compuestos solamente por personas que forman parte del colectivo, pero sí por aquellos que -al margen de su orientación sexual- eligen formar parte de un equipo inclusivo.


El fútbol, de y para todos

“El fútbol es para todos -dice Biel Cadilla- No es solo para un determinado prototipo de hombre. Es para hombres, para mujeres, para gays, para lesbianas. Es un deporte”. Ese lema es su bandera.

De hecho, del torneo “Dale una patada a la homofobia”, participa el equipo de fútbol femenino, Marisol F.C., para competir de igual a igual contra los demás equipos formados por hombres. “Es la primera experiencia con un equipo femenino, esperamos poder repetirlo. La inclusión de personas trans en el fútbol también es algo pendiente”, afirman.





Con todo, para la asociación “Dracs de Barcelona”, el fútbol parece presentarse como una excusa para derribar barreras y habilitar el encuentro. “Sobre todo somos una comunidad, una familia de amigos”, afirma Steven Landry.

Esta familia busca poder ampliarse. Por eso, invitan a cualquiera que esté interesado a contactarse a través de las redes sociales bajo “dracsdbarcelona” o su correo electrónico dracsdbarcelona@gmail.com. “Que no tengan miedo”, dice Steven.

Por primera vez, 'Dracs de Barcelona' jugó un partido contra un equipo de fútbol femenino, 'Marisol F.C.'
Por primera vez, ‘Dracs de Barcelona’ jugó un partido contra un equipo de fútbol femenino, ‘Marisol F.C.’
(Abril Phillips)









Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: