-1 ¿Cómo puede definirse la carcinomatosis peritoneal?

La carcinomatosis peritoneal se define por la presencia de implantes tumorales malignos repartidos por la superficie periotoneal, siendo el peritoneo un tejido que envuelve el abdomen y la mayoría de los órganos intrabdominales. Podríamos definirla también como un estadio (etapa) avanzado de un cáncer.

2- ¿Cuántos afectados por esta patología existen en España? ¿Se trata de un problema de aumento?

No puedo dar una cifra exacta, pero para hacernos idea de la magnitud, el 20% de los pacientes con cáncer de colon, el 30% de los afectados con cáncer de estómago (gástrico) y el 70% de las mujeres con cáncer de ovario tendrán la carcinomatosis peritoneal en el momento del diagnóstico, lo que ya supone un número elevado de pacientes.

-3 ¿Por qué se trata de un tumor que suele diagnosticarse en estadios altos de la enfermedad?

Se suele detectar en fases avanzadas, ya que los síntomas son muy inespecíficos (molestias abdominales, hinchazon abdominal, pérdida del apetito, pérdida de peso…). Además, las pruebas de imagen de las que disponemos no son muy sensibles para su diagnóstico, sobre todo en su fase más temprana.

-4 ¿Qué tipo de tumores peritoneales son los más habituales en nuestro país?

Los más frecuentes son los de origen colorrectal, los gástricos y los ováricos.

-5 Ante un tumor peritoneal, ¿cuáles son los tratamientos tradicionales que se utilizan?

Ante una carcinomatosis peritoneal, tradicionalmente se optaba por administrar qumioterapia paliativa, con pronósticos muy desfavorables para el paciente. La quimioterapia tiene un rol muy importnate (antes, durante y después de la cirugía) pero el factor pronóstico más decisivo es la calidad de la intervención. La evolución de la cirugía hacia técnicas más agresivas ha permitido mejorar considerablemente el pronóstico de los pacientes. El factor más determinante es la recesión completa de todos los implantes peritoneales distribuidos en el interior del abdomen.

-6 Entre los avances existentes, ¿en qué consiste y en qué ventajas aporta la citorreducción más la aplicación de la qumioterapia hipertérmica intraperitoneal intraoperatoria?

La citorreducción es lo más importante en el tratamiento de los pacientes con carcinomatosis peritoneal. Consiste en extirpar el tumor y los implantes tumorales intraabdominales mediante cirugía y, al acabar la intervención, se aplica de forma localizada en la cavidad abdominal una dosis de quimioterapia a alta temperatura (42Cº). Aplicar quimioterapia hipertérmica intraperiotoneal intraoperatoriamente ha demostrado aumentar drásticamente (un año de media )la supervivencia en las pacientes con cáncer de ovario, y en breve aparecerá una publicación donde se demuestra su utilidad en cáncer gástrico. En casos de origen colorrectal, su utilidad depende del tipo de tumor y la extensión.

-7 Usted ha sido el primer cirujano en España en realizar la técnica Pipac, es decir, qumioterapia intraperitoneal con aerosoles. ¿En qué consiste y en qué casos es beneficioso?

Se trata de una técnica laparoscópica a través de la cual se introducen fármacos quimioterápicos en la cavidad abdominal en forma evaporizada. El aumento de presión propio de la laparoscopia permite una mejor distribución y penetrabilidad de los fármacos en los nódulos tumorales. Estamos evaluando mediante ensayos clínicos sus beneficios, pero los resultados son prometedores. La Pipac se aplica cuando sabemos que los recursos para tratar la carcinomatosis peritonela de los que disponemos no van a funcionar o no pueden aplicarse. Esta técnica tiene la ventaja respecto a la quimioterapia endovenosa de que se tolera muy bien y no comporta los efectos secundarios de los quimioterápicos aplicados por vía tradicional.

-8 ¿Qué ventajas aporta para el paciente el uso de estos avances en cirugía peritoneal?

Supone un beneficio enorme. En 20 años, pacientes con pronóstico de vida de menos de seis meses han pasado a tener hasta cinco años de pronóstico de vida y en según qué situaciones llegamos a curar completamente al paciente. Además, seguimos desarrollando técnicas (nuevas formas de aplicar quimioterapia, con nuevos fármacos también), que ayudarán a mejorar aún más el pronóstico de los pacientes.

-9 ¿La explicación de estas técnicas exigen una experiencia y formación específica por parte del profesional?

Absolutamente. La cirugía de citorreducción precisa de una formación específica y una experiencia clave. Es tan importante el saber realizar la cirugía, así como las indicaciones y saber cuándo aplicar cada técnica. Así mismo, se necesita acreditación internacional para poder realizar la técnica pipac.

-10 ¿Estas novedades también son aplicables a otros tumores ginecológicos?

Sí, aunque los citamos menos, ya que menos frecuentemente producen carcinomatosis peritoneal. Estas técnicas son igualmente válidas para otros tumores como podrían ser el cáncer de endometrio, el de mama en situación metastásica o incluso el tumor de cérvix avanzado.




Fuente: La Razón

A %d blogueros les gusta esto: