Cultura

Dos mujeres dirigirán de manera interina el Lliure mientras se elige nuevo director por concurso público | Cultura


El nuevo director del Teatre Lliure tras la crisis provocada por la dimisión de Lluís Pasqual lo escogerá un jurado independiente mediante un concurso público abierto a toda Europa (aunque no a Latinoamérica). El concurso, cuyas bases se darán a conocer a mediados de octubre así como la composición del jurado, se convocará a principios de noviembre y se espera que el nuevo director sea nombrado en febrero próximo o a lo más tardar en abril. De momento, asume la dirección artística de manera interina la hasta ahora adjunta a dicha dirección con Pasqual, Aurora Rosales (Madrid, 1964), con lo que de hecho por primera vez una mujer queda al frente del colectivo en sus cuarenta años de historia. La subdirectora del Lliure con Pasqual, Clara Rodríguez (Terrassa, 1964), conserva el cargo y se encargará de la gerencia del teatro.

Rosales, que ha sido directora ajunta del Centro Dramático Nacional y una estrecha colaboradora de Lluís Pasqual, manifestó ayer que afronta la tarea como una dirección transitoria, que está en contacto con Pasqual y que su tarea es gestionar la temporada que éste dejó ya preparada. Del hecho de haberse convertido de facto en la primera mujer que dirige el Lliure, dijo que “no lo he pretendido” y que está “de paso”.

Aseguró incluso que de tener que programar el primer trimestre de la próxima temporada, si el nuevo director no llegara a tiempo, echará mano de los proyectos que tenía el exdirector.

 De la programación se ha caído el Lorca que dirigía Lluís Pasqual, El sueño de la vida, pero se mantiene El pan y la sal que dirige Andrés Lima (29 y 30 de septiembre), y en el que participaba el propio Pasqual aunque él no estará y tampoco Núria Espert, que ha aducido otros compromisos artísticos. El Lliure no hará reclamación alguna a Pasqual por no cumplir los suyos.

Frederic Amat (izquierda) conversa con Alex Rigola a la salida de la reunión del patronato del Lliure, ayer. Carles Ribas

Las decisiones sobre el Lliure las tomó ayer su patronato tras una reunión para dilucidar el futuro post-Pasqual. En dicha reunión, algunos patronos expresaron su descontento con la forma en que se ha conducido la crisis provocada por las acusaciones de abuso laboral contra el exdirector. Se da por seguro que la actriz Rosa Maria Sardà, que abandonó la reunión antes de que esta acabara y visiblemente molesta, dejará su cargo de patrona.

Otros patronos como Frederic Amat, favorable a Pasqual y que leyó un texto fundacional de Fabià Puigservert en la reunión, y Álex Rigola, contrario, visualizaron sus diferencias discutiendo en público al salir.

Al finalizar la reunión compareció en rueda de prensa para informar de los acuerdos el presidente del patronato, Ramón Gomis, que empezó por manifestar que la situación es “triste” y de manera especial, recalcó, para él que es amigo de infancia del exdirector. “Pasqual no solo es fundador del Lliure sino amigo de muchos de nosotros y está en el ADN del Lliure”, dijo. Señaló que se ha producido un “debate muy sincero, con opiniones diversas, pero enriquecedor” en el patronato. Dijo que ha habido unanimidad en cuanto al resultado artístico de Pasqual y su éxito de público. También se ha hecho autocrítica de “en que nos hemos equivocado para llegar a este momento de crisis”.

Praguntado sobre el estudio de riesgos sociolaborales encargado con motivo de las denuncias contra Pasqual, Gomis dijo que “está en marcha” y “lo tendremos en dos o tres meses”.

Se ha acordado que la junta de gobierno del patronato confeccione las bases del concurso internacional de ámbito europeo para la elección del nuevo director, así como la composición del jurado que seleccionará las candidaturas de acuerdo con dichas bases. Paralelamente, se constituirá una comisión de trabajo para “repensar el Lliure” a fin de abordar entre otras cuestiones la composición del patronato y su renovación, los mecanismos para garantizar transparencia, una programación paritaria, y otros aspectos del funcionamiento del Lliure “que se puedan mejorar”. Mencionó la posibilidad de incluir algún miembro del comité de empresa en el patronato. La comisión de trabajo estará formada por Frederic Amat, Imma Colomer, Guillem-Jordi Graells, Esteve Leon, Maria Martínez, Fermi Reixach y la Asociación de Espectadores del Lliure. La composición de esta comisión ya muestra que, como subrayó Gomis, “se tendrá en cuenta que el Lliure tiene una historia”.

El jurado que elegirá al nuevo director estará compuesto por siete personas, que se intentará sean representativas de “distintas sensibilidades, ideologías, generaciones y géneros” y sea en un 50 % internacional. A causa de que no se pueden cambiar inmediatamente los estatutos del Lliure, que especifican que la junta de gobierno es la que debe presentar el candidato a director al patronato para su elección, el jurado trasladará su decisión a la junta y esta lo hará al patronato, actuando simplemente de correa de transmisión. En cuanto al ámbito solo europeo, Gomis justificó que no hay tiempo para estudiar candidaturas de, por ejemplo, Australia. El nuevo director o directora no tendrá que ser necesariamente un director de escena y podrá ser un actor o actriz o venir del campo de la gestión, “y no pediremos título”, bromeó.

De la dirección que asumen Rosales y Rodríguez dijo que es “un régimen transitorio” y subrayó que el patronato mantiene la confianza durante el mismo y hasta la incorporación de la dirección que salga del concurso en el actual equipo. Llamó a todo elLliure a “hacer piña” durante el periodo que se abre ahora

Gomis reveló que Pasqual ya se proponía dimitir a finales de julio, pero se le pidió que esperara un tiempo, durante el que se le el presidente y otros miembros del patronato trataron de convéncele, dijo, para que se replanteara la decisión, pero “era irrevocable”. Para Gomis, “el tema está cerrado, Pasqual no está ya aquí, y seguirá su camino”. Praguntado sobre el estudio de riesgos sociolaborales encargado con motivo de las denuncias contra Pasqual, dijo que “está en marcha” y “lo tendremos en dos o tres meses”.

Sobre la relación del procés con la dimisión de Pasqual, Gomis dijo que es el exdirector quien ha de decir si la ha habido. Señaló no obstante que Pasqual siempre tuvo el Lliure “abierto a todas las ideas”, pero que ante “determinadas injusticias” se posicionó.

 




Fuente: El país

Comentar

Click here to post a comment

injerto
injerto