Dos hermanas que huyeron de Arabia Saudí y solicitaron desde Georgia protección internacional el pasado miércoles alegando que sus vidas corrían peligro si regresaban recibieron una oferta de ayuda del gobierno del país. Las autoridades de inmigración georgianas visitaron a las hermanas en el apartamento en el que se alojan temporalmente en Tbilisi para brindarles información sobre cómo solicitar asilo en el país, dijo el Ministerio del Interior de Georgia. “El propósito de la visita de los agentes de la ley fue ofrecer asistencia y garantías de seguridad a las mujeres”, dijo el ministerio en un comunicado.

Medios locales mostraron imágenes de las dos jóvenes, identificadas como Maha al-Subaie, de 28 años, y Wafaa al-Subaie, de 25, siendo trasladadas a la oficina de inmigración del ministerio del Interior a bordo de un vehículo de los cuerpos de seguridad. Las hermanas abrieron una cuenta de Twitter el miércoles para denunciar que habían huido a Georgia y que necesitaban ayuda de la comunidad internacional para encontrar un nuevo país al que llamar hogar.





Se trata de un nuevo caso de mujeres que huyen de las estrictas normas sociales de Arabia Saudita, que obligan a las mujeres a obtener el permiso de un “tutor” masculino si quieren trabajar, casarse o viajar. Organizaciones de defensa de los derechos humanos denuncian este sistema atrapa a mujeres y niñas como prisioneras de familias abusivas. “Las mujeres y las niñas en Arabia Saudita que intentan huir del control de sus familias pueden enfrentarse consecuencias muy graves”, afirma Suad Abu-Dayyeh, consultor para Oriente Medio del grupo de defensa de los derechos de las mujeres Equality Now. “Corren el peligro de ser encerradas en casa por el resto de sus vidas, severamente castigadas y hasta asesinadas”, indica el experto.

A principios de este año, una adolescente saudí que se había refugiado en un hotel del aeropuerto de Bangkok para escapar de su familia logró asilo en Canadá. En 2017, otra mujer saudí que había buscado asilo en Australia, diciendo que temía la violencia de sus familiares, fue detenida en una escala en las Filipinas y devuelta a Riad.






Las hermanas dijeron que se habían quedado varadas en Georgia después de que el gobierno saudí suspendiera sus pasaportes y temían por sus vidas, ya que los miembros de su familia habían venido a buscarlas. “Estamos en peligro. Necesitamos su apoyo para que se escuche nuestra voz. Queremos protección… Por favor, ayúdenos”, dice Maha en un video colgado en su cuenta Twitter, donde ambas hermanas aparecen sin el velo que les cubra la cabeza, como imponen las normas sociales sauditas.

No obstante, el Ministerio del Interior afirmó el jueves que no había familiares de las jóvenes en el país que representaran un peligro para ellas. Además, la embajada de Arabia Saudí en Tbilisi dijo que los pasaportes de las mujeres aún estaban vigentes. “En referencia a lo que se ha dicho sobre la cancelación de los pasaportes de las ciudadanas Maha y Wafaa Zayed que están presentes en Georgia, la embajada del reino de Arabia Saudí confirma que siguen vigentes”, dijo la embajada en una declaración escrita.






El grupo de derechos humanos Human Rights Watch (HRW) instó a las autoridades georgianas a mantener a las dos mujeres a salvo. “Al entrevistar a las hermanas, las autoridades de Georgia dieron un primer paso positivo”, dijo Giorgi Gogia, director asociado de HRW para Europa y Asia Central. “El resto depende de los deseos de las hermanas. Si presentan una solicitud de asilo, esperamos que esta solicitud se otorgue rápidamente”.









Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: