Casi dos millones y medio de españoles viven con las sensación de que sus pulmones no son capaces de coger todo el aire que necesitan. El asma es enfermedad crónica respiratoria que afecta más a las mujeres que a los varones, en concreto, a dos de cada tres pacientes, según destaca Carlos Jiménez Ruiz, presidente de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ), en el marco del Día Mundial del Asma, que se celebra hoy.

Uno de los problemas es la falta de control de la enfermedad. Se estima que hasta un 60-70% de los asmáticos no tienen bien controlada su asma. Ademas, Jiménez subraya que su prevalencia es tan alta que hasta el 50% de los casos están sin diagnosticar y en el 32% tiene un diagnóstico fallido. Así, el experto de Separ ha destacado la «necesidad» de abordar esta enfermedad crónica desde un punto de vista multidisciplinar que recoja la labor de alergólogos, neumólogos y asistentes respiratorios entre otros.

Unido a procesos alérgicos

Por su parte, Antonio Valero Santiago, presidente de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (Seaic), concluye que los profesionales de atención primaria (AP) son quienes atienden la mayoría de los casos de asma, por lo que ha destacado su función como «fundamental».

En este sentido, ha puesto de relieve también que entre el 70-80% de los pacientes con asma son alérgicos. Entre sus principales síntomas que pueden permitir diagnosticar asma de origen alérgico se encuentran el lagrimeo de los ojos, enrojecimiento y picor de los mismos, mucosidad, tos o dificultad respiratoria.

Mejores tratamientos

“En la actualidad los tratamientos para tratar el asma son muy eficaces si se administran adecuadamente según las recomendaciones del neumólogo. Además, gracias a la investigación científica y la innovación, disponemos de nuevos tratamientos adaptados a los diferentes tipos de asma”, explica Francisco Javier Álvarez, coordinador del Área de Asma de Separ, con motivo de la onomástica.

Como apunta Marina Blanco, secretaria general de Separ y neumóloga del Hospital Universitario A Coruña, «hay ya fármacos que nos ayudan a controlar la enfermedad en ese subgrupo del 5% de pacientes a los que no les funcionaba lo que había. Se trata de medicamentos biológicos, altamente eficaces, pero muy caros«. Lo cierto, es que tienen menos efectos secundarios y elevan la calidad de vida de los afectados de forma significativa.

Importancia de la adhesión terapéutica

Resulta crítico que los pacientes «no olviden que la medicación y lo pautado no es para sentirse bien un día, sino para todos los días. Se trata de mantener los bronquios a salvo pese a que se expongan a situación en las que se pueda desencadenar la inflamación del asma», explica Blanco.

Aquí la fisioterapia se presenta como una herramienta muy útil para prevenir, tratar y estabilizar estas alteraciones, además de aplicar medidas de tratamiento personalizadas para que los pacientes puedan desarrollar su actividad habitual con normalidad.

El Consejo General de Colegios de Fisioterapeutas de España (CGCFE) explica que esta disciplina mejora la función pulmonar y la limpieza de secreciones en la vía aérea, lo que contribuye a la disminución del grado de asma, la frecuencia de las crisis y el uso de medicación, generando un aumento de la calidad de vida de los pacientes asmáticos moderados.




Fuente: La Razón

A %d blogueros les gusta esto: