Uncategorized

¿Dónde se va Antonio Moral?


La despedida de Antonio Moral fue una fiesta. El director del Centro Nacional de Difusión de Música cerró ocho años de trabajo intenso -y respaldado por unas cifras muy favorecedoras: la media de ocupación de la temporada pasada fue de 88 por ciento- y dedicación plena con una rueda de prensa que se convirtió en un emotivo y sobre todo divertido homenaje a su equipo. Hubo regalos, abrazos y hasta un poema en su honor recitado por un miembro del público. La directora del INAEM, Montserrat Iglesias, aseguró a todos que trató de convencer a Moral de que renovara su contrato una vez más “no fui lo bastante convincente, pero sepan que lo hemos intentado. Además, aprovecho para advertirle de que no se va a librar de nosotros tan fácilmente”.

Todos en el abarrotado salón de Tapices del Auditorio Nacional habían venido a despedir a Moral, pero también a rascar un titular, a descubrir su próximo paso, algo que el gestor cultural escondió hasta el último momento. “Como decía Gonzalo Alonso en una columna recientemente: una presentación con morbo. Yo se lo voy a quitar, porque no hay lugar para el morbo, como tampoco lo hubo en la presentación, el otro día, de mi buen amigo Daniel Bianco”, comenzó Moral su intervención, haciendo referencia a la reciente introducción de la nueva temporada del Teatro de la Zarzuela, la primera desde que se anunciara su fusión con el Real. “Me voy porque creo que mi tiempo aquí ha llegado a su fin. Estoy muy satisfecho, es el proyecto que más me ha interesado de todos los que he hecho”, aseguró, y a pesar de su advertencia previa, no se abstuvo de hacer comentarios con garra: “No quiero que se quede la idea de que me voy por el titular de un periódico en el que decía que Cultura está en manos de Hacienda, cosa que es verdad. Pero Hacienda tiene las manos en todo: en Justicia, en los Ayuntamientos… esto es un tema que tendrán que resolver los políticos. Hacienda debe estar para ayudar, no para fiscalizar”, aseguró.

El director, que se marchará del CNDM a finales de septiembre, recordó que en 2011, cuando él dejaba el Teatro Real, Félix Palomero, entonces director del INAEM, le invitó a dirigir el Centro. Corría el peor año de la crisis, por lo que el presupuesto era reducido. Moral aceptó el reto y ocho años más tarde puede irse con la satisfacción de haber pasado de 53 conciertos programados en aquella primera temporada a 241 en la 2018/2019. Agradeció a su equipo de 14 personas por hacerlo posible y “al público, que ha crecido con el CNDM, ha demostrado una gran complicidad y que es nuestro gran capital”.

En cuanto a la temporada nueva, el violinista Fabio Biondi será el Artista Residente y el madrileño Jesús Rueda el Compositor Residente. Además, habrá un ciclo dedicado al compositor bilbilitano José de Nebra por el 250 aniversario de su muerte. El ciclo se compone de 17 conciertos en Cádiz, León, Madrid, Oviedo, Palencia, Salamanca, Segovia y Úbeda en los que se recuperarán obras como su ópera “Venus y Adonis” (1729) y arias y dúos de algunas de sus zarzuelas más representativas. En la capital habrá diez ciclos repartidos en el Auditorio Nacional, el Teatro de la Zarzuela y el Museo Reina Sofía, que acogerán ciclos ya clásicos como Universo Barroco, Series 20/21, Fronteras, Liceo de Cámara XXI, Andalucía Flamenca, Jazz en el Auditorio, ciclo de Lied y Bach Vermut, además del nuevo Auditorio Actual, la primera incursión del CNDM en el pop el 6 y 7 de julio.

Más de dos horas después, con la sala aún llena, Moral por fin confesó -de manera teatral- sus planes de futuro. Se levantó ceremoniosamente de su asiento y sostuvo en alto una pequeña pancarta cubierta por un velo de papel. Pidió a la directora del INAEM que la destapara. Al principio, confusión. La siglas eran las mismas con las que ya se asocia a Moral: CNDM. Sin embargo, segundos más tarde, el público reaccionó: sobre las siglas podía leerse “Centro Nacional de Difusión de Mus”. Carcajadas. De vuelta a la seriedad, Iglesias anunció que su compañero, además, permanecerá a cargo de la programación del Ciclo de Lied.




Fuente: La razon

Comentar

Click here to post a comment