Doce mujeres de diferentes provincias españolas (Alicante, Ibiza, León y Madrid), voluntarias de la ONG Wanawake, se enfrentarán del 6 al 12 de diciembre a un emotivo reto en el entorno de la Reserva Natural Masai Mara en Kenia con el objetivo de sensibilizar y combatir la violencia de género en sus formas más radicales: la mutilación genital femenina (MGF) y el matrimonio forzado (MF) de niñas.

Estas mujeres liderarán una semana de actividades deportivas como herramienta para la igualdad de género, que tendrán un broche de oro final con un recorrido de 21,5 kilómetros, un medio maratón, replicando el recorrido que las niñas masai hacen desde una de sus aldeas natales hasta alcanzar una meta segura, huyendo de estas prácticas que vulneran sus derechos más básicos.

Lo harán por caminos de tierra de la región de Narok, por los que transitan cebras, jirafas y ñus, y hasta leones, y donde se entrenan los mejores atletas de larga distancia del mundo, por encima de los 2.400 metros de altitud, haciendo un homenaje a todas esas valientes que corren y escapan para cambiar y salvar su vida.

Vivirán kilómetro a kilómetro lo que son capaces de hacer estas niñas, auténticas heroínas, que se unirán al recorrido deportivo en el último kilómetro para apoyar esta manifestación frente a la violencia de género.

Correr para salvar la vida

Según Mónica Batán, directora y cofundadora de Wanawake Mujer, que ya realizó el reto de 42 km en 2012 y que las acompaña, «el deporte transmite muchas de las realidades de las niñas».

«Cuando una niña tiene que ir al colegio, suele recorrer más de 5 kilómetros diarios. Cuando busca agua, camina 10, y, lo que es más duro, cuando una niña decide escapar de la MGF desde su aldea, realiza un auténtico maratón, hasta 42 km, en medio de la sabana africana, a tenor de los peligros de los animales peligrosos. Nosotras corremos por ocio, ellas lo hacen para salvar la vida», señala Mónica Batán.

Esta peculiar carrera reivindicativa de «Correr por donde los leones transitan el libertad para evitar la MGF» supone kilómetros de aventura, que para las pequeñas supone una auténtica carrera de supervivencia y cuya meta discurrirá por un emotivo pasillo conformado por mujeres masais y madres de las niñas, algunas de ellas exmutiladoras que se unirán en los últimos metros, junto a otros miembros de la comunidad masai y la sociedad keniana.

Entre ellos, Agnes Pareyio, líder de la ONG local Tasaru Ntomonok (rescate a la mujer), una de las activistas sociales más reconocidas a nivel internacional, nombrada Mujer del Año por la ONU y máxima representante del Gobierno en Kenia en la lucha frente a estas prácticas.

Se unen a la reivindicación, clientes y profesionales del Grupo NUBA, que realiza una firme apuesta por las iniciativas sociales, la responsabilidad social y el turismo sostenible y que ha financiado completamente la actividad.

STOP Mutilación

La meta de la carrera será una escuela donde se celebra la ceremonia de graduación del llamado Rito de Pasaje Alternativo a la Mutilación Genital Femenina (ARP por sus siglas en inglés), uno de los programas locales de una semana de duración centrado en la educación, que mayores resultados está obteniendo en la prevención de estas prácticas que vulneran los derechos más básicos de las niñas.

Esa graduación, que se ha convertido en una potente herramienta de cambio, es una gran fiesta, en la que las niñas demostrarán ante toda la comunidad que, a través de la educación y sin necesidad de ser cortadas, están preparadas para ser mujeres.

Antes de la graduación, las 12 voluntarias de Wanawake desarrollarán un programa de deporte como herramienta para visibilizar y favorecer la igualdad de género con las niñas masai que están en situación de vulnerabilidad.

50 niñas que participan en el rito, y más de 60 rescatadas de la mutilación y el matrimonio forzado, tuteladas por una ONG local, realizarán gymkanas, yoga, entrenamientos funcionales y todo tipo de actividades físicas. A la vez aprenderán valores importantes que favorezcan su convivencia en igualdad, en una firme apuesta del deporte como herramienta eficaz para la transmisión de valores.

Las niñas también tendrán su carrera infantil «STOP Mutilación», en la que, ataviadas con dorsales que llevan mensajes de oposición a la práctica, competirán y se ayudarán durante 5 kilómetros. Será organizada por las voluntarias, ofreciendo un marco incomparable para que las niñas puedan celebrar el camino que están recorriendo hacia la igualdad.

practicodeporte@efe.com




Fuente: Agencia Efe

A %d blogueros les gusta esto: