Un gol de penalti de Diego Costa en el minuto 36 adelantó al Atlético de Madrid, que encontró premio a su insistencia en el ataque durante toda la primera mitad, debido a un error del extremo valencianista Denis Cheryshev, que generó el penalti al ayudarse con la mano para repeler un balón en el área.

La acción, en la que Cheryshev rechazó un centro de Álvaro Morata con la mano a la altura de su cabeza, no fue detectada en primera instancia por el árbitro cántabro Adrián Cordero Vega, que recibió la alerta del videoarbitraje (VAR) tras acabar la jugada y acudió al monitor para ver la acción, tras lo que señaló la pena máxima.




Fuente: Agencia Efe

A %d blogueros les gusta esto: