Isabel Díaz Ayuso (PP) gobernará la Comunidad de Madrid tras aceptar Cs las exigencias que ha planteado este jueves Vox para prestar sus decisivos votos a la constitución del primer gobierno de coalición de la historia de la región (que unirá a la formación conservadora y a la naranja). Así lo ha confirmado Ignacio Aguado, líder regional del partido de Albert Rivera, tras conocer la propuesta final de Rocío Monasterio, su homóloga en el partido de extrema derecha, que rebaja sensiblemente las exigencias de la formación de Santiago Abascal. Los tres partidos repetirán por lo tanto el acuerdo que ha permitido que el PP gobierne en Andalucía, Murcia y Madrid capital. 

«Hemos encontrado un denominador común, siendo fieles a nuestros valores, nuestros programas y nuestros principios», ha dicho Aguado tras trasladarle personalmente a Díaz Ayuso y Monasterio que da su visto bueno a las peticiones de Vox. «Espero que lo antes posible podamos poner en marcha este gobierno y desatascar la investidura», ha seguido, aún a la espera de que Juan Trinidad, el presidente de la Asamblea, fije la fecha del pleno en el que se votará la candidatura de Díaz Ayuso. «Este documento, afortunadamente, no es incompatible con el acuerdo firmado por Cs con el PP ni con las competencias que recoge para cada uno. Entra dentro del planteamiento que vamos a poner en marcha desde el gobierno de la Comunidad». 

El documento que ha presentado este jueves Vox resume su renuncia a que se reduzca el número de consejerías (aumentado de nueve a trece para dar cabida a políticos del PP y Cs); a que se derogen artículos de las leyes LGTBI; a que se trabaje para repatriar a los menores emigrantes no acompañados que han llegado a la región; a trasladar a sus países de origen la factura sanitaria originada por atender a sus nacionales en situación irregular en Madrid; o a que las tres partes tengan que estampar su firma en un pacto común (ahora valdrá con un compromiso verbal y público).

“Se ha hecho un esfuerzo para que ambas partes puedan asumir el documento y se puedan comprometer con los votantes de Vox, que son los que permitirán un gobierno de PP y Cs”, ha dicho Rocío Monasterio durante una comparecencia en la Asamblea de Madrid. “Después de un largo camino, de reuniones a nivel local, de las ejecutivas nacionales, después de muchos hitos que han complicado el tema, hemos conseguido entre las tres partes llegar a un documento común que Vox va a proponer para que sea asumido por los partidos que pretenden estar en el Gobierno”.

Vox ha apostado por subrayar los puntos que le unen con PP y Cs para facilitar un acuerdo que impedirá gobernar a Ángel Gabilondo (PSOE), el ganador de las elecciones. Rebajar impuestos. Crear una Consejería de asuntos sociales, familia y natalidad, para revertir el invierno demográfico. Garantizar la libertad de elección escolar… ¿Los escollos? Díaz Ayuso y Aguado han tenido que asumir la exigencia de que las fuerzas de seguridad tengan acceso a los datos que tiene la Administración sobre los migrantes en situación irregular; o la de que una parte importante de las ayudas al desarrollo se destinen prioritariamente a iniciativas regionales que luchen contra la despoblación; o que «se asegurará que cualquier tipo de acoso, discriminación o violencia será tratado de la misma forma, evitando que diferentes víctimas de acoso tengan diferentes grados de protección». 

El PP y Cs ya habían firmado un acuerdo programático con 155 puntos para formar el primer gobierno de coalición de la historia de la región. Ese documento, sin embargo, era papel mojado sin los 12 votos de Vox. Ahora, la unión de las tres formaciones de derechas no incluirá la entrada de la formación de extrema derecha en el Ejecutivo. Vox, ha detallado Monasterio, hará “una férrea oposición”.

Esa renuncia a entrar en el Ejecutivo resume los múltiples cambios de posición que han protagonizado tanto Cs como Vox para llegar a un acuerdo dos meses después de las elecciones. Aguado ha logrado mantener su compromiso de no negociar directamente con Monasterio, ni firmar un documento a tres bandas, pero tuvo que convocar una reunión con PP y Vox que siempre quiso evitar. Monasterio, que dio por hecha su entrada en entes gubernamentales, ha renunciado a eso y a firmar un acuerdo a tres que comprometa a Cs con el cumplimiento de las exigencias del partido de extrema derecha.

Solo falta fijar la fecha de investidura para que Díaz Ayuso supere los 67 votos que necesita para ser presidenta de la Comunidad, prolongando la permanencia del PP en el poder más allá del cuarto de siglo (la formación ha ganado todas las elecciones desde 1991 y gobierna ininterrumpidamente desde 1995). 

Gabilondo califica de «inquietante» la propuesta de Vox

El documento planteado por Vox para pactar con el PP y Cs la investidura de Isabel Díaz Ayuso es «inquietante» y «no responde a la que es la sociedad madrileña, por lo que suscribirlo es un error», ha dicho este jueves Ángel Gabilondo.

El líder del PSOE, que ganó las elecciones autonómicas de mayo, ve cómo se difuminan las opciones de formar un gobierno de izquierdas que acabe con 24 años consecutivos de ejecutivos del PP. En paralelo, la permanencia de la derecha en el poder, a través del primer gobierno de coalición de la historia de la región, va tomando cuerpo. 

«En general, el aliento del escrito es conservador, extremo hacia la derecha y mueve toda la propuesta del gobierno en esa dirección», ha dicho Gabilondo. «Será una investidura más derechista que la sociedad madrileña». 

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: