Día grande en Anchuras, un diminuto pueblo de apenas 327 habitantes en la provincia de Ciudad Real. Y es que no todos los días viene a visitarte el presidente del Gobierno. “¡Gracias por venir!”, le han agradecido algunos vecinos que se han acercado a saludarle.

Pedro Sánchez ha aprovechado hoy la jornada de reflexión electoral, tras una intensísima campaña precedida de una no menos agotadora precampaña, para acercarse y pasar el día en el pueblo de su abuelo, y descansar junto a toda la familia. Sánchez ha estado acompañado por su mujer, Begoña Gómez, y sus dos hijas, Ainhoa y Carlota.





“¡Eres el más guapo de todos!”, le ha felicitado una señora mayor. “¿Y tú cómo te llamas?”, le ha preguntado Sánchez a una niña. “¡Fátima!”, le ha respondido contenta. “¿Qué tal, Fátima?”, le ha saludado el presidente del Gobierno.

Relajado y sonriente, vestido con cazadora y pantalones vaqueros, el también líder del PSOE ha disfrutado de una mañana de espléndido sol. También ha dado Sánchez un largo paseo por el campo de los alrededores, entre flores y encinas, acompañado por su mujer, junto a algunos vecinos y familiares. Han ido andando hasta lo alto de un risco, desde el que se veía todo el pueblo rodeado por la sierra de los Montes de Toledo.

Anchuras, según le han explicado, pertenece a Ciudad Real pero linda con otras dos provincias, Toledo y Badajoz. Es, por tanto, un gran exponente de esa “España vaciada” sobre la que todos los candidatos, y también Sánchez, han hablado tanto en esta campaña.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: