La Policía Nacional detuvo este lunes en la frontera que separa Melilla de Marruecos a una mujer y a un hombre de nacionalidad marroquí que trataban de pasar a un niño palestino de 10 años oculto en un carrito de la compra.

Según ha informado este martes un portavoz de la Jefatura Superior de Policía, el pequeño se encuentra bien de salud y ha sido entregado a su propia madre que se hallaba acogida en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) de Melilla. Los hechos ocurrieron a la una de la tarde del lunes en el puesto fronterizo de Beni Enzar, cuando agentes de la Unidad de Fronteras procedieron a la detención de una mujer que se disponía a pasar a pie por el control policial desde Marruecos a Melilla portando un carrito de la compra.

Los agentes se percataron de que el carrito iba cargado con un peso por encima de lo normal, por lo que procedieron a inspeccionarlo, apartando las bolsas de fruta y verdura que portaba en la parte superior del carrito hasta que se pudo ver la cabeza de un niño. El menor, que se encuentra en buen estado de salud, portaba consigo documentos que acreditaban ser de origen palestino y tener 10 años de edad. El portavoz policial ha subrayado que se da la circunstancia de que la madre de este menor se encuentra en el CETI de Melilla, por lo que se ha llevado al niño con ella.

La mujer que trató de burlar el control policial, de 38 años, junto a un hombre que la había ayudado en el transporte del carrito y que estaba pendiente de que todo saliera bien, de 34 años, ambos de nacionalidad marroquí, han sido detenidos por un delito contra los derechos de los ciudadanos extranjeros y pasaron a disposición judicial este martes.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: