No es ningún género, pero nadie duda que podría serlo. Las canciones sensuales, destinadas a incitar el roce, son una realidad en la historia de la música. A lo largo de décadas, distintos artistas han compuesto temas con los que dar rienda suelta a sus impulsos sexuales. Una forma como otra cualquiera de componer y realizarse como creadores.

Después del confinamiento y con la llegada del verano, toca deshacer sábanas. Aprovechar las tórridas noches veraniegas para escuchar esas canciones que despiertan la chispa adecuada. La chispa para encender el fuego. Qué mejor que seleccionar todo un muestrario de composiciones de distintos estilos que se concibieron con el fin de causar incendios entre personas.

Grandes autores como Marvin Gaye, Barry White y Al Green se especializaron con su soul sofisticado en sonar sugerentes

El soul siempre fue una expresión del espíritu afroamericano, pero también una celebración de música carnal en una comunidad que se evadía de sus injusticias y problemas cotidianos con canciones. Poderosos sonidos para expresar las vicisitudes de la vida, incluida la sexual. Grandes autores como Marvin Gaye, Barry White y Al Green se especializaron con su soul sofisticado en sonar sugerentes, en ser atractivos con composiciones cantadas con hipnotismo y perfectamente arregladas para derretir al personal. Esta selección musical los incluye, como incluye a Michael Kiwanuka, el último gran soulman heredero de esos colosos y que ha seguido esta estela.

También hay en esta lista canciones femeninas que desde sus respectivos estilos han cantado al roce con determinación y calidad. Voces eternas como Janis Joplin, Dusty Springfield y Mina han aportado algunas de las canciones más bellas y calientes que se recuerdan. Actualmente, hay músicos y grupos que han dejado un catálogo de buenas composiciones al respecto. Father John Misty y Ryan Adams han sido desde que comenzaron auténticos incitadores para esos preliminares tan valiosos. Y más aún The XX, un grupo es son un género en sí mismo. Si el nombre de la banda ya invita al pecado carnal, su música aún más. Aprendieron de uno de los mayores colosos románticos: The Smiths. Todos suenan en esta selección que, cómo no, tiene la canción más pinchada para esas noches de fantasía: Je t’aime… moi non plus, cantada por Serge Gainsbourg con Brigitte Bardot, en la versión original de 1967, y con Jane Birkin, en la que pasaría a la historia en 1969, année érotique. Se desnudan entre estrofa y estrofa. Y nosotros con ellos. De eso también trata la música y la vida.




Fuente: El país

A %d blogueros les gusta esto: