Animales

Descubren una fosa medieval llena de cuerpos mutilados para evitar que se alzaran de entre los muertos


Marcas de cuchillo en una costilla encontrada en Wharram Percy. Foto: Historic England)

Encontrar cadáveres mutilados en una tumba medieval es bastante común. Dar con una fosa llena de huesos con signos de mutilaciones rituales es un poco más raro. Que además las mutilaciones sean post-mortem y estén pensadas para evitar que los muertos vuelvan a caminar ya entra de lleno dentro de lo insólito.

El descubrimiento ha tenido lugar en la villa de Wharram Percy, en el condado británico de Yorkshire. Se trata de una fosa común con cuerpos que datan de los siglos 11 a 13. Un equipo de la Universidad de Southampton ha examinado 137 de los huesos encontrados en la fosa y ha descubierto una serie de mutilaciones tan brutales como inusuales.

Los cuerpos de los fallecidos fueron decapitados y los huesos de sus extremidades se rompieron por diferentes sitios. Varias costillas presentan cortes o roturas, y algunas partes pasaron por el fuego antes de ser enterradas. Todas las lesiones son post mortem.

Recreación artística de la villa de Wharram Percy. Imagen: Historic England

Dicho así, parece que alguien decidió darse un auténtico festín caníbal, pero los arqueólogos han rechazado esa hipótesis porque no concuerda con los cortes que suelen presentarse en los cadáveres, sino que parecen orientados simplemente a destruir la movilidad del cuerpo, algo bastante absurdo teniendo en cuenta que ya estaba muertos.

El equipo que ha efectuado el estudio también ha considerado la posibilidad de que se tratara de una fosa común con personas ajenas a los pueblos de la zona que quizá tuvieran ritos funerarios más exóticos, pero el análisis de isótopos indica que se trataba de habitantes nacidos en la zona. La principal hipótesis que apuntan los arqueólogos Alistair Pike y Simon Mays es que los huesos de Wharram Percy pasaron por un ritual bastante elaborado destinado a impedir que los cadáveres volvieran a levantarse de entre los muertos.

Los rituales de purificación en la edad media son raros, pero no tanto como parece. Diversos textos en la Inglaterra Medieval explican como lidiar con los retornados o aparecidos (revenants), personas de las que se creía que podían volver de entre los muertos para alimentarse de la carne de los vivos.

Fragmento de un cráneo con marcas de quemaduras. Foto: Historic England

El origen de estas creencias es variopinto. A veces se trataba de simples supersticiones que señalaban como sospechosos de retornar a personas violentas o que habían llevado una vida especialmente pecaminosa. Otras veces, las leyendas de muertos vivientes tienen su origen en enfermedades mentales o dolencias que en aquél entonces no tenían explicación, como la epilepsia o las porfirias.

Pike y Mays aseguran que su descubrimiento es la primera prueba arqueológica de rituales destinados a evitar su retorno como zombies, pero la afirmación tiene no pocas dosis de marketing. Lo único claro es que en Wharram Percy tenían tanto miedo de algunos cadáveres que no dudaban en ensañarse con ellos de esa manera tan brutal. [vía Journal of Archaeological Science]

Editor en Gizmodo, fotógrafo y guardián de la gran biblioteca de artículos. A veces llevo una espada.


PGP Fingerprint: BA3C91077C1CF6A7C6133D7CD3C89018CB814014|PGP Key




Fuente:
Animales desde 20minutos

Comentar

Click here to post a comment