Esta no es la primera vez que se muestra el interior del nuevo Samsung Galaxy Fold, el dispositivo plegable de la marca surcoreana. Sin embargo, iFixit, una compañía centrada en desmontar y arreglar dispositivos, ha hecho un estudio detallado de las entrañas del ‘smartphone’ donde revela el principal problema de la pantalla plegable.

Al crear este nuevo dispositivo, Samsung se centró en garantizar que la mecánica de la bisagra fuese un mecanismo sólido y fiable. Pero parce ser que el Galaxy Fold no tiene suficiente protección y, al estar formado por una pantalla increíblemente delicada –como cualquier OLED–, esto representa un riesgo significativo para el dispositivo.






Al estar formado por una pantalla OLED increíblemente delicada, esto representa un riesgo significativo para el dispositivo

De hecho, ya se han detectado casos de apariciones de protuberancias debajo de las pantallas debido a la entrada de suciedad. Además, en el caso del análisis de The Verge la pantalla quedó dañada. Este podría ser uno de los motivos que han llevado a la compañía tecnológica a retrasar el lanzamiento de este teléfono.

En cualquier caso, el desmontaje de iFixit revela que el mecanismo de bisagra para plegar y desplegar el teléfono es increíblemente robusto y está bien diseñado. En este sentido, parece creíble que la bisagra pueda hacer frente, sin problema, a los 200.000 despliegues de la pantalla del ‘smartphone’ garantizados por Samsung.


El mecanismo de bisagra para plegar y desplegar el teléfono es increíblemente robusto y está bien diseñado

Como escribe iFixit, hay dos tipos de bisagras separadas: una bisagra central que “distribuye la fuerza de apertura por igual, asegurando que las dos mitades del teléfono se abran de forma sincrónica” y dos bisagras laterales que “permiten un poco de juego horizontal para absorber cualquier fuerza de torsión”.

Aunque la bisagra en sí misma puede parecer lo suficientemente fuerte y rígida como para evitar que la pantalla se rompa al flexionarla, lo cierto es que Samsung no ha sido capaz de crear un diseño que evite que el polvo o la suciedad entre en su interior. De hecho, existe un espacio de 7 milímetros entre la pantalla y el borde del teléfono, justo en la parte superior e inferior del pliegue.





Sin embargo, esa pequeña brecha probablemente no sea el mayor problema. iFixit señala que “la columna vertebral está flanqueada por brechas masivas”. Unas brechas que, según la compañía dedicada a arreglar dispositivos tecnológicos, “no causan daños inmediatos en la pantalla, pero atraen la suciedad”.


Existe un espacio de 7 milímetros entre la pantalla y el borde del teléfono, justo en la parte superior e inferior del pliegue









Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: