Un total de 81 migrantes se encuentran desaparecidos tras el naufragio este lunes de una embarcación frente a la costa de Zarzis, en el sur de Túnez. La balsa, que partió dos días antes de la ciudad libia de Zuara, se encontraba a la deriva y fue localizada a las 17.00 (hora local, 16.00 hora peninsular) por un barco de pescadores que alertó a la Guardia Marítima.

«Tres personas fueron rescatas y enviadas a un hospital. Acabamos de enterarnos de que una de ellas ha fallecido hace un par de horas. Otras dos permanecen en nuestro centro de acogida en Zarzis», informó el activista Chamseddine Marzoug, miembro de la Media Luna Roja tunecina.

Las playas que se extienden entre Trípoli y la frontera con Túnez se han convertido en los últimos dos años en el principal bastión de las mafias que trafican con migrantes, pese a la presencia de patrulleras europeas. Según cifras de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), 597 inmigrantes han muerto en el mar mientras trataban de alcanzar las costas de Europa en lo que va de año. De ellos, 343 han fallecido en la llamada «ruta central», que parte desde las costas de Libia y que está considerada una de las más mortíferas del mundo.

La cifra es muy similar a las 620 víctimas mortales —383 en el Mediterráneo central que se registraron en 2018 y que evidencia un cambio de tendencia desde que meses atrás algunos países prohibieran el trabajo de las ONG que ayudan en los rescates.

De acuerdo con la OIM, 27.834 migrantes han logrado llegar a Europa de forma irregular por las tres rutas principales en los primeros seis meses de 2019, cifra que supone un retroceso del 35% respecto al mismo periodo del año pasado.




Fuente: El país

A %d blogueros les gusta esto: