Sociedad

Desaparecida en Perú una turista residente en Valencia


La familia de Nathaly Sara Salazar Ayala no pierde la esperanza. Hace una semana que esta ciudadana española de origen ecuatoriano desapareció en la ciudad peruana de Cuzco. El 2 de enero a las siete de la mañana, bajó a la recepción del hotel donde se hospedaba, el Pariwana, para preguntar cómo podía llegar hasta las ruinas de Moray. Y una vez salió de allí, se le perdió la pista. «Nunca dejó de comunicarse con nosotros, así que cuando el día 2 no nos llamó pensamos que no tendría cobertura, pero pasaron los días y empezamos a preocuparnos», declaró su hermana Tamara a este diario.

Nathaly –28 años, morena de pelo corto, complexión delgada y 1,58 metros de estatura– salió de su ciudad de residencia, Valencia, el pasado 23 de diciembre. «Quería cumplir su sueño de mochilera: recorrer América Latina», apunta su hermana. Aterrizó en su Ecuador Natal. «Eligió primero Quito porque quería conocer nuestros orígenes, allí pasó un mes como voluntaria». A mediados de noviembre, se trasladó a Perú. «Recorrió varios lugares: Piura, Tarapoto, Huaraz y, por último, Cuzco». Allí se estableció en el hostal Pariwana, ubicado en la Plaza Real de Cuzco». «Llegó el 28 de diciembre y con los huéspedes con los que hizo amistad celebró Fin de Año». «Con algunos –relata Tamara– incluso se fue de excursión. Recuerdo que con dos chicas españolas visitó el Machu Piccu».

Los vídeos del Pariwana muestran que el 2 de enero Nathaly, tras cambiar un billete de 100 soles, marchó sola hasta la parada del autobús. Vestida con una chaqueta rosa, «leggins» negros y una pequeña mochila, sólo se llevó algo de dinero y su pasaporte español. Su intención era coger viajar hasta las ruinas de Moray, pero la familia no sabe si llegó subirse a algún vehículo. «El cónsul español nos ha dicho que la búsqueda está activada y el jefe de Policía de Cuzco que la alarma por desaparición en marcha. Lo que nos han asegurado es que de momento no se le ha localizado en ningún hospital de Cuzco ni de zonas próximas y que tampoco está en la morgue».

«Aunque angustiados, seguimos con esperanza». La familia baraja la posibilidad de que Nathaly Sara Salazar se subiera al bus que lleva hasta Moray y que en el trayecto el vehículo sufriera un accidente, que no son infrecuentes en la zona. De hecho, el mismo día 2 de enero cayó un puente sobre el río Apurímac, en la región de Cuzco, por las fuertes lluvias. A consecuencia, cinco personas fallecieron y diez permanecen desaparecidas. El padre de la joven, Marcelo Salazar, concretó que Nathaly pretendía volver a Valencia en mayo, pero que su mujer ya tuvo un mal presentimiento sobre la suerte de su hija en su viaje a América Latina. Su novio, que también está en Valencia, se mostró «muy angustiado porque la búsqueda ha tardado mucho en activarse».




Fuente:La razón

Comentar

Click here to post a comment