La Policía Municipal ha desalojado este fin de semana un local que estaba precintado y en cuyo interior había 70 menores supuestamente consumiendo alcohol. Los agentes han iniciado un nuevo procedimiento sancionador de nuevo a los responsables del establecimiento al incumplir la orden de cierre.

Los policías municipales estaban realizando una vigilancia en los bajos de Argüelles a raíz de una queja presentada por un vecino. En ese momento, oyeron gritos de “fuego” proferidos por varios jóvenes. Estos les alertaban de un incendio en un contenedor de papel situado a las puertas de un local del distrito de Chamberí. Una vez sofocadas las llamas, los agentes comprobaron que un grupo de chavales menores de edad salía del establecimiento.

Los policías decidieron entrar en el local y observaron que la mayoría de los clientes eran menores consumiendo bebidas alcohólicas. Iniciaron entonces una inspección. Esto les permitió descubrir que el establecimiento tenía en vigor un precinto por incumplimiento de una sanción de clausura.

Los funcionarios levantaron la correspondiente acta por una nueva infracción a la Ley Regional de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas (Lepar). Entre las infracciones estaba la rotura del precinto, el superar el aforo máximo permitido, la presencia de menores de edad y el consumo de alcohol por parte de estos adolescentes.

La policía procedió al desalojo ordenado del local. En total había 107 personas, de las que 70 de ellas eran menores de edad. El establecimiento quedó cerrado con llave por el responsable del local.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram




Fuente: El país

A %d blogueros les gusta esto: