Salud

Deporte seguro


ás tiempo libre y más ganas de salir. Con esta premisa y antes de que se convierta en un tópico del nuevo curso con la llegada de septiembre, los expertos aseguran que el verano es la mejor época para estar activos. Pero, porque hay «peros» en esto del ejercicio en la época estival, se trata de practicar de forma moderada un deporte o activarse sin llegar a elevadas intensidades. Ricardo Llavona, miembro de la junta directiva de la Sociedad Española de Rehabilitación y Medicina Física (Sermef), apunta que «el ejercicio físico ligero como caminar a intensidades crecientes y a distancias cada vez más largas genera en el organismo beneficios a nivel cardiovascular, además de un menor riesgo de lesiones musculoesqueléticas, siendo una actividad para las personas que no están habituadas a hacer deporte y aprovechan el buen tiempo para iniciarse».

Desde esta sociedad científica animan a la población a que se beneficie del periodo estival para practicar ejercicio físico por sus ya conocidos beneficios en el cuerpo humano pero subrayan la importancia de practicar ejercicio sin riesgos, siempre ajustado a la edad, condiciones físicas y tipología del deporte. «La recomendación de ejercicio físico forma parte de casi el cien por cien de las consultas. Son muy pocos los pacientes que no salen de nuestras consultas con alguna recomendación de ejercicio físico general o específico, pero el deporte se debe hacer adaptado a cada persona», apunta Llavona.

Por prescripción médica

La importancia del deporte, más allá de una moda «wellness», se ha convertido en motivo de consulta médica. La Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen) aconseja la práctica de la actividad física y del ejercicio en pacientes enfermos y sanos tanto para mejorar el estado de salud como para prevenir enfermedades. Además, los médicos de cabecera cuentan con la capacidad de decidir cuándo un paciente puede hacer o no deporte y qué tipo de actividad es adecuada en función de su salud.

«Actualmente, está muy de moda apuntarse a hacer maratones pensando que sólo entrenando ya nos preparamos, pero antes debemos asegurarnos de que gozamos de la salud suficiente para ello. Los médicos de Atención Primaria podemos y debemos aconsejar a estos deportista», apunta Rita Sahún, presidenta del comité organizador del 2º Congreso Nacional de Cataluña. «Muchos deportistas no están siquiera federados, sobre todo los que hacen running, y presentan lesiones con gran facilidad a las que deberíamos poder dar respuesta desde atención primaria». Aquí coincide con el doctor Llavona, que subraya que «la ciudadanía es compulsiva a la hora de realizar ejercicio. Aprovechando el buen tiempo de verano parte de la población empieza a realizar actividades físicas sin un control adecuado que hace que incremente el riesgo de lesiones y de problemas de salud de una actividad que, a priori, tendría que ser beneficiosa».

Al mismo tiempo, el portavoz de Sermerf recomienda «la práctica de la marcha ya que aporta los mismos beneficios cardiovasculares en cualquier actividad aeróbica (correr, nadar, andar en bicicleta, etc.) y al no ser tan intensa evita la generación de nuevas lesiones. Además, tiene múltiples modalidades e incluso si el estado físico no es ideal en un principio podemos iniciarnos con una marcha nórdica con dos bastones, que ayuda a repartir el gasto energético de forma mejor».

Errores

Nadar es una de la opciones más habituales en verano. Tanto en la piscina, como en el mar, ésta última para los más intrépidos y experimentados, siempre se ha dicho que es un deporte completo, pero los médicos advierten de que una mala ejecución puede desencadenar problemas de salud. «Las tendinitis del supraespinoso o agudizaciones de inestabilidad se producen con mayor incidencia en pacientes laxos», explica el doctor Samuel Antuña, director de la Unidad de Patología del Hombro y Codo de Vithas Internacional en Madrid. Este experto hace referencia al «hombro doloroso» u «hombro del nadador», aunque como apunta el traumatólogo «se trata de términos poco específicos que engloban una serie de alteraciones en la cinemática, o movimiento del hombro que desencadenan dolor, entre ella la disquinesia de la escápula, que sería la pérdida de sincronía normal en el complejo articular escapulo-torácico, y la excesiva laxitud capsular, que da lugar a una microinestabilidad y produce dolores derivados de los tendones del manguito rotador».

Junto a la natación, los médicos rehabilitadores ponen el foco en el pádel y en el running –deportes con más adeptos en la actualidad–. Llavona comenta que «el running se ha convertido en una práctica deportiva extendida. Es una actividad saludable desde el punto de vista cardiovascular, pero no está exenta de problemas musculoesqueléticos en cadera, rodilla, tobillo y pie. Para aquellos que quieran comenzar a practicarlo, deben saber que hay programas para iniciarse que combinan la marcha y la carrera».

Por otro lado, desde la Sociedad Española de Rehabilitación y Medicina Física subrayan que el pádel «constituye un deporte agresivo con múltiples beneficios, porque se generan muchos cambios de ritmo y explosividad en corto espacio de tiempo. Aunque pueda ser practicado por diversas personas en diferentes estados físicos, hay que tener en cuenta que a nivel del hombro o codo las lesiones pueden ser frecuentes en personas que no estén habituadas a realizar actividades de media intensidad».

Registrar la información

Una ayuda extra para saber cuál es el impacto de la actividad deportiva que se realiza, como apuntan desde Sermerf, es el empleo de los «wereables» así como de los dispositivos móviles. «Existen modelos que monitorizan parámetros de la actividad física que pueden aportar mucha información porque registran y miden la intensidad según el tipo de deporte que se realiza. La tecnología ayuda mucho a la realización de ejercicio aeróbico y específico».

Además, no hay que olvidar que el deporte en verano puede hacer que la vuelta a la rutina sea mejor. Miguel Ángel Rodríguez, director de Salud de Zagros Sports La Moraleja, asegura que «la actividad física puede ser una gran ayuda tanto para deportistas habituales como para los que se decidan a empezar justo en este periodo».




Fuente: La Razón

Comentar

Click here to post a comment