La investigación destaca la importancia de conocer el tipo de sangre que tienes para saber cómo podría afectar a tu bienestar.

En ocasiones muchas personas dudan del grupo sanguíneo que tienen. Sin embargo, sí que es importante. Dependiendo del tipo de sangre que se tenga, se es más propenso a tener determinadas enfermedades como cáncer de estómago, sufrir infartos o presentar problemas de fertilidad.

Según un estudio publicado en ‘Wiley Interdisciptionary Reviews: Systems Biology and Medicine’ saberlo puede ayudarte. Aunque no concluye la causa y el efecto, la investigación destaca la importancia de conocer el tipo de sangre que tienes para saber cómo podría afectar a tu bienestar.

Tu tipo de sangre ayuda a determinar si estás en riesgo de sufrir un infarto, según se muestra en una investigación presentada en ‘Heart Failure 2017-4th World Congress on Acute Heart Failure’. El estudio se basa en datos de más de 1.300.000 personas de nueve estudios previos, en los que se concluía con que las personas con sangre tipo A, B o AB tienen un 9% más de posibilidades de sufrir un infarto que aquellos de tipo 0. El aumento del riesgo cardíaco se puede deber a que las personas con esta sangre tienen mayores concentraciones de una determinada proteína en el momento inicial de la hemostasia (capacidad de detener una hemorragia), lo que se denomina como von Willebrand (trastorno hemorrágico que produce que la sangre no circule bien). Sin embargo, tras analizar los datos de 66.000 personas durante más de 30 años, se ha descubierto que las personas con tipo AB, A o B tienen un 40% más de padecer trombosis venosa profunda (TVP) o coágulos de sangre, que normalmente se dan en la parte inferior de las piernas y pueden ir hacia los pulmones e incrementar el riesgo de la muerte. Asimismo, se realizó un análisis adicional para ver qué factores son determinantes a la hora de poder presentar coágulos de sangre, en el que se averiguó que las personas con AB cuentan con un 20% más de probabilidad de sufrirlo, aquellas con sobrepeso presentan un 16% más de posibilidad, las que tienen mutaciones genéticas cuentan con un 11% de mayor probabilidad frente al resto y fumar incrementa las posibilidades hasta en un 6%.

Un estudio de la Escuela de Medicina Albert Einstein y de la Universidad de Yale reveló en 2010 que las mujeres con sangre tipo 0 tienen más dificultades para quedarse embarazadas por una menor calidad y un recuento menor de óvulos. El universo de discurso de dicho estudio se llevó a cabo con 560 mujeres de alrededor de 35 años que estaban realizando tratamientos de fertilidad. Se cree que los niveles altos de la hormona FSH (foliculoestimulante) son un indicador de que se ha acelerado la disminución de esta reserva, lo que puede desencadenar en una reducción de las posibilidades de un embarazo en las mujeres de 35 a 40 años.

Los investigadores también averiguaron que las personas con sangre tipo A y AB tienen mayor riesgo de padecer cáncer de estómago. Se descubrió mediante el uso de datos genéticos de gran cantidad de casos y controles que la enfermedad y el tipo de sangre están vinculados sobre todo en las poblaciones chinas, investigación respaldada también por 39 estudios previos que confirmaban los resultados.




Fuente: La Razón

A %d blogueros les gusta esto: