Metido entre dos contenedores de basura y con un profundo corte en el cuello. Así ha encontrado una mujer a Óscar G. G, de 37 años, en pleno barrio de Salamanca, en el centro de Madrid. La vecina había salido a pasear a su perro cuando ha visto al hombre degollado y ha avisado a los servicios de emergencia.

Eran poco antes de las seis de la madrugada. La mujer se encontraba a la altura del número 62 de la calle de Velázquez, cerca de la calle de Ayala, cuando ha visto algo raro metido entre dos contenedores, en especial un charco de sangre. Cuando se ha acercado, ha visto que se trataba de un hombre. De hecho, otras personas han pasado junto a estos contenedores sin percatarse de su presencia.

Cuando han llegado los facultativos del Samur-Protección Civil han comprobado que la víctima llevaba varias horas fallecida (calculan que unas tres) y que había muerto desangrado. Tenía la cara desfigurada. Han certificado el fallecimiento, sin tocar el cuerpo, que lo han dejado a disposición de la Policía Nacional. Al lugar han acudido agentes de Homicidios y de Policía Científica, que han cortado la calle de Ayala, entre Serrano y Lagasca para realizar la inspección ocular. La mortal agresión se debió de producir en las inmediaciones, por lo que buscaban el arma blanca utilizada en el crimen.

Las primeras investigaciones apuntan a que se trata de un vigilante de seguridad, de raza blanca y posiblemente de origen colombiano. Los agentes de Homicidios tienen abiertas todas las hipótesis de investigación, pero no descartan que se pueda tratar de un ajuste de cuentas.

El cuerpo ha sido trasladado al Instituto Anatómico Forense, donde esta mañana se le ha practicado la autopsia. Ha entrado como desconocido y, hasta el momento, no ha ido ningún familiar a reclamarlo, según fuentes judiciales.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: