El 27 de mayo de 2015 Varsovia vivió una nueva fiesta del Sevilla, la del cuatro título de la Liga Europa que logró ante el Dnipro ucraniano, contraste con el silencio que reina hoy en Gdansk, otra ciudad polaca que, justamente cinco años después, debía acoger la final de la presente edición del torneo.

El Estadio Nacional de la capital polaca fue el escenario al que llegó el equipo entonces entrenador por Unai Emery en busca de su cuarto título de campeón de la Liga Europa, el segundo que metería en su currículum el técnico vasco pero no el último, ya que un año después logró el tercero en Basilea (Suiza) ante el Liverpool inglés del alemán Jürgen Klopp.




Fuente: Agencia Efe

A %d blogueros les gusta esto: