El día que Frenkie de Jong pise por primera vez el césped del Camp Nou, el Barcelona podrá presentarlo como campeón de la liga y la copa holandesa. El Ajax había enamorado a media Europa en la Champions con una nueva generación de oro pero no conquistaba la Eredivisie desde 2014. Ayer, los De Jong, De Ligt y compañía acabaron con cinco años de sequía. La victoria ajacied en el campo del De Graafschap redondeó el éxito y desató la celebración.

El centrocampista se va con los deberes hechos. También se marchará (quizás con su amigo al Barça) Matthijs de Ligt, que con 19 años y como capitán fue el encargado de recoger y levantar los dos trofeos. Ambos jugaron los 90 minutos. Por última vez se pusieron la camiseta del Ajax antes de volar del nido. Y se despidieron a lo grande.






Reconquista

Hacía cinco años que el equipo de Ámsterdam no ganaba el campeonato y 17 temporadas que no levantaba el doblete

Participando en el octavo doblete Liga-Copa que consigue el club de Ámsterdam, que no lo lograba desde 2002. Los tres primeros y el quinto llevaban el sello de Johan Cruyff como jugador en el campo. Ahora ellos también son historia del Ajax. El equipo de los 119 goles en 34 partidos.

La última jornada de la Eredivisie no dejaba mucho espacio a la sorpresa. La única esperanza del PSV era una carambola en la que debía ganar y esperar a que el Ajax fuese goleado por el De Graafschap. Nada más lejos de la realidad. Los de Eindhoven remontaron al Heracles (3-1) pero el líder fue un torbellino como en toda la recta final del curso (1-4).


Últimos minutos con al Ajax

De Ligt y De Jong se despidieron a lo grande, haciendo los deberes en el campo del De Graafschap

Los tres goles fueron un compendio de ese fútbol total que ha practicado el conjunto dirigido por Ten Hag, donde los jugadores aparecen donde menos se les espera. Schöne abrió el marcador con un golazo de falta directa, aunque no tan espectacular como el del Bernabeu, que provocó al borde del área el central Blind. El segundo, tras un slalom del habilidoso Ziyech, lo remató en el área pequeña Tagliafico, el lateral izquierdo. El tercero llegó de penalti, transformado por Tadic, tras una falta por detrás sobre De Jong ya que el futuro barcelonista se colaba hasta la cocina. El serbio, a veces falso nueve, a veces extremo, también cerró la cuenta.





El momentáneo empate de El Jebli sólo sirvió para demostrar los galones de De Ligt, que se enfadó por no presionar lo suficiente al jugador que le hizo el pase al delantero local. Fue el único sobresalto de la tarde. No hubo más sustos. Era momento de la fiesta. Fiesta de alegría y de despedida.


El fútbol ofensivo de Ten Hag

El Ajax, que enamoró a Europa, se corona con 119 goles a favor en 34 jornadas









Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: