La expresidenta del Parlament de Catalunya Núria de Gispert ha respaldado este miércoles durante su declaración como testigo en el juicio por el procés independentista en el Tribunal Supremo la actuación que hizo su sucesora en el cargo Carme Forcadell por sólo tramitar las iniciativas legislativas presentadas por los grupos parlamentarios y no entrar a valorar el contenido de la mismas. De hecho, ha sostenido que ella “habría actuado igual”.

Forcadell, que se enfrenta a 17 años de prisión por el delito de rebelión, explicó este martes durante su declaración que la Mesa del Parlament no tiene capacidad para estudiar el contenido de las propuestas y que de acuerdo al reglamento de la cámara parlamentaria no puede restringir el debate. Añadió que ella, como presidenta, no tenía voto decisorio para paralizar alguna tramitación, pese a que el Tribunal Constitucional le advirtiese de las consecuencias de no impedir las leyes relacionadas con la independencia.





“¿Cree que Forcadell se ha adecuado al reglamento?”, ha preguntado la abogada de dicha acusada, Olga Arderiu. “Absolutamente, siempre” porque la Mesa “no puede suspender o limitar el debate de los diputados”, ha contestado De Gispert, que ha apuntado que Forcadell fue la presidenta que permitió que todos los grupos parlamentarios tuviese una “representación” en la Mesa.


Verificación de los requisitos formales

Asimismo, la testigo ha afirmado que “la función de control de las mesas, tanto la del Parlament como cualquier otra mesa o la del Congreso, lo que hace es verificar si cumple los requisitos formales”, pero “nunca entra en el contenido material” de las propuestas legislativas. Además, ha indicado que las sentencias del Tribunal Constitucional señalan que si las resoluciones son “carácter político no tenían consecuencias jurídicas” y por tanto se tenían que “aceptar”.

Núria de Gispert ha declarado después de que dos exdiputados de la CUP Antonio Baños y Eulàlia Reguant se negasen a responder a las preguntas que le iba a realizar el abogado de la acusación popular ejercida por Vox, cuando los testigos están obligado a responder a todas las partes. El tribunal del ‘procés’ ha acordado deducir testimonio contra ellos.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: