Cultura

De Atapuerca al ‘procés’, un país no tan diferente | Cultura


La historia de España como cruce de caminos. Acontecimientos ocurridos en la Península que han influido en el mundo, o hechos internacionales que tuvieron aquí su réplica. Ese es el espíritu que preside la publicación de Historia mundial de España (editorial Destino), presentada ayer jueves por el director de esta obra, Xosé M. Núñez Seixas, catedrático de Historia Contemporánea en la Universidad de Santiago de Compostela. Seixas, ayudado por cinco coordinadores, ha encargado a 111 historiadores, una quincena de ellos extranjeros, que, a partir de una fecha relevante, expliquen en 127 breves episodios, de unas 1.600 palabras cada uno, la evolución de los habitantes de la península Ibérica. Desde la mandíbula hallada en la Sima del elefante, en el yacimiento arqueológico de Atapuerca, que cuenta 1,2 millones de años, hasta las últimas elecciones autonómicas en Cataluña, del 21 de diciembre de 2017.

Ese último capítulo, escrito por el filósofo Josep Ramoneda, tiene el beckettiano título de Esperando a Europa: el último ciclo del independentismo catalán. En él, Ramoneda cuenta que la situación “está en empate”, señala Seixas. “Ni el Estado ha podido imponerse por completo con la ley, ni los independentistas han logrado su objetivo, entre otras razones, porque no hay potencias internacionales que los apoyen”. Junto a Ramoneda, hay autores reputados como Isabel Burdiel, José Álvarez Junco, Santos Juliá, Isabel Sanz Ayán o Jordi Amat, destacó Seixas.

Echando la vista atrás, Seixas asegura que quizás el título más apropiado para la obra “habría sido Historia de las Españas”, porque “primero surge como concepto geográfico, es una provincia romana, y más adelante es una definición etérea porque es muy plural…”. Preguntado por si del pasado hay que colegir una historia desafortunada, como la visión noventayochista, o si se es gloriosa, como proclamaba el franquismo, el director de este estudio prefiere no irse a los extremos. “Tenemos motivos para ambas visiones, como todos los países, creo que España no ha sido tan diferente de los demás, como se dijo en su momento”.  

El libro, “cuyo objetivo es que lo pueda leer cualquier”, recorre la historia con capítulos titulados en ocasiones con una “intencionada provocación”, como Viriato y el lejano oeste romano: de la colisión a la integración; o El día que Moratín vio el mar por primera vez. “Siempre se explica el porqué”. En este caso, el dramaturgo, de visita en la Francia prerrevolucionaria, “utilizó la metáfora del mar en una carta escrita a su hermano” para describir el ambiente que estaba viviendo y que quedaba tan lejos de la intelectualidad española.

Pasajes chocantes

También hay pasajes que a más de uno le resultarán chocantes por su inclusión, como las peripecias de Faustino Chacón el Incombustible, un pícaro que se jactaba de ser invulnerable al fuego, como atestiguaban sus compinches, lo que le llevó incluso a ser estudiado en Francia, en 1803, hasta que la ciencia descubrió que era un embustero. Una anécdota para, tirando del hilo, contar lo que supuso el Siglo de las Luces y el amor por el método científico y racional. “Se trata de mirar grandes acontecimientos con otra perspectiva”, subraya Seixas. Al propio historiador le sorprendió algunas propuestas de sus coordinadores: 1622. El gran año de los santos españoles. “Cuatro canonizaciones en 12 meses que, entonces, eran como las estrellas Michelin para los restaurantes”.

El responsable de esta edición es consciente de que “no es una historia al uso” y de que “faltan fechas clave” que pueden levantar suspicacias. “No está 1931”, la proclamación de la II República, “porque es específicamente un hecho español”, pero sí 1932, con El divorcio llega a España, por lo adelantado de esta ley a nivel mundial. “No está 1936 [el año del intento golpista y el comienzo de la Guerra Civil], pero sí está el conflicto visto desde el Guernica, en 1937, convertido en símbolo universal”. De 1955 se destaca la boda del torero Luis Miguel Dominguín y la estrella del cine italiano Lucía Bosé. El diestro más famoso de entonces se hizo amigo de grandes escritores y artistas internacionales, con lo que ello implicaba de escaparate para el régimen de Franco. En esa línea apunta el episodio de 1968, Massiel triunfa en Eurovisión. “Se intenta dar una visión de normalidad mientras la policía reprimía el movimiento estudiantil”, explica el autor del texto, Javier Muñoz Soro.

Asimismo, hay espacio para el gran éxito deportivo español, la victoria en el Mundial de fútbol de 2010, en Sudáfrica. El triunfo de La Roja dio lugar a “una exaltación patriótica española sin precedentes en un país tradicionalmente caracterizado por su compleja relación con las identidades nacionales”, escribe el profesor Alejandro Quiroga.

Por último, Seixas recordó algunos periodos en los que fue más difícil encontrar episodios nacionales que se pudieran imbricar en el mundo. “En el siglo XIX, entre 1840 y 1860, España apenas participa en la política internacional”, aunque probablemente el momento “de mayor introspección sea entre 1945 y 1960”.




Fuente: El país

Comentar

Click here to post a comment

injerto
injerto